Buscar
SEMrush

Milagro del arroz de Olivenza

En Olivenza, Extremadura, el 23 de enero de 1949, en una especie de albergue, donde se repartía gratuitamente comida a niñas, se multiplicó el arroz. Fue aprobado este milagro oficialmente en 1974 para la canonización del beato Juan Macías.

Milagro del arroz de Olivenza
Milagro del arroz de Olivenza.
Milagro del arroz de Olivenza.

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

El autor, JESÚS MILLÁN MUÑOZ, escribe en MUNDIARIO. Es licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’. @mundiario

Se sea, o se crea ser ateo o agnóstico o relativista o materialista o hedonista, o de alguna confesión, cristiana o no cristiana, no cabe duda de que este hecho nos debe llevar a hacernos algunas preguntas.

- Fue un acontecimiento visto por docenas de personas, sucedió además durante varias horas, lo vieron personas como el arroz se multiplicaba en una olla, que después un poco fue pasado a otras, y al mismo tiempo iba rebosando y multiplicándose.

Es un signo o señal o milagro o portento que es de ahora, no estamos hablando de hace siglos, ni del principio del cristianismo. Hay, o habrá todavía personas que testimoniaron ante la Biblia y la autoridad competente dicho hecho. Fueron estudiados científicamente los granos de arroz, ha pasado por todos las metodologías que el catolicismo aplica en estos menesteres, es decir testigos, estudio científico, estudio teológico, aprobación oficial.

- Toda persona puede partir de una posición ideológica o filosófica o religiosa previa, en este caso, sea la que sea, pero ante este hecho o signo, obviamente debe informarse y documentarse, y ante esta realidad debe plantearse cuestiones filosóficas profundas, metafísicas, religiosas.

Hasta dónde sé, la Iglesia Católica solo ha aprobado esta clase de milagro dentro de las características de la multiplicación de alimentos, salvo los que en los Evangelios se citan de la multiplicación de panes y peces, por parte del Nazareno.

Ciertamente, en aquella situación de postguerra, existirían en España y en Europa, cientos de establecimientos, religiosos o no religiosos, que intentaban cumplir los mismos fines, es decir, ayudar o alimentar a cientos de miles, quizás millones de personas con una situación enormemente grave personal y del mundo. Puede parecer, por qué, de existir este signo portentoso, de existir el Ser Supremo, por qué Dios lo hizo aquí y en este día, y no lo hizo en otros.

No voy a ser yo, quién le diga, de existir Dios, lo que Dios tenga que hacer, se indica, que la cocinera que fue la que pidió ese milagro, se lo pidió como intercesión al entonces beato Juan Macías, al que tenía mucha devoción y que había nacido hace cuatro siglos en esta zona. Quizás, como se indica en el Nuevo Testamento, el Nazareno no hizo otras señales prodigiosas, en algunas comarcas de Judea, porque no tenían fe, y como también indica, realizó otras señales portentosas que no quedaron escritas en el Evangelio.

Por otro lado, el cristianismo es una religión profética y carismática, y siglo tras siglo, se indican signos y prodigios que denominamos milagros, ya que superan las leyes de la naturaleza conocidas, algunos de ellos se aprueban oficialmente, otros, se señalan, pero no se estudian con la metodología concreta, científica y religiosa, para analizar si puede tener los elementos suficiente para ser aprobado por el catolicismo.

- Es propio en los libros de filosofía y materias conexas, negar el concepto de milagro, negar los milagros del Nuevo Testamento, y desde luego, negar u ocultar las realidades del milagro o signo portentoso, aprobado por la autoridad del cristianismo católico.

O dicho de otro modo, se niega el milagro apoyándose en las ideas de Hume, y algunas derivadas, y no se estudia y no se analiza estos hechos. Es raro ya que el catolicismo o el Vaticano aprueba oficialmente cada mes, uno o varios milagros o signos especiales, con la autoridad y los estudios pertinentes. Bien se haría, se harían por parte de los negadores de esta realidad, estudiar y analizarlos, durante varios meses, algunos de estos signos especiales…

Comprendo que para el catolicismo que aprueba estos signos, o al menos algunos de ellos, pero diríamos no hace mucha propaganda de ellos, al final, a Lourdes, por poner un ejemplo, va cada año, uno o dos millones de personas, con distintas enfermedades, y en más de un siglo, la autoridad competente cristiana, solo ha aprobado cerca de setenta. O dicho de otro modo, la autoridad del catolicismo, suele ser muy discreta, en estos temas, por diversos motivos racionales y razonables.

Muchas personas que van a este lugar, Lourdes, por poner un ejemplo, que van pidiendo curarse de múltiples enfermedades, quizás no entiendan, por qué el Ser Supremo no hacen esa gracia o don especial, con ellas… Pero esto es un misterio que supera mi inteligencia, mi cultura, mis conocimientos. Ahora, si puedo indicar, que se tenga la posición que se tenga ideológica o filosófica o religiosa, si debería usted documentarse sobre este hecho de Olivenza, y algunos más similares, que han sido aprobados por la autoridad eclesiástica, y quizás debería hacerse muchas preguntas teóricas y prácticas. Paz y bien. @mundiario