México denunciará ante la ONU el acaparamiento de vacunas de los países ricos

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. / Twitter Gobierno México
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. / Twitter Gobierno México
Marcelo Ebrard, el canciller de México, ha dicho la mañana de este martes que el país "ya ha acordado la compra de 234 millones de dosis de cinco vacunas diferentes".
México denunciará ante la ONU el acaparamiento de vacunas de los países ricos

La pandemia ha demostrado, además de la profunda desigualdad socioeconómica que impera en el planeta, la falta de cooperación internacional derivada del poderío del sistema capitalista global. Las naciones que más recursos poseen se mueven dentro de un eje de privilegios en el que el acceso a los beneficios del multilateralismo está asegurado, pero no para los países subdesarrollados y pobres. Entonces, algo está fallando en la agenda de la comunidad internacional bajo la mirada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Y es que el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México planea pronunciarse esta semana ante el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en contra del acaparamiento de vacunas por parte de los países desarrollados y para exhortar a que “el acceso de las vacunas sea más equitativo en la comunidad internacional”. La intención diplomática del mandatario socialista, uno de los principales líderes en América Latina, es reducir la brecha entre hemisferio norte y hemisferio sur producida como consecuencia de la centralización de los recursos contra la pandemia en el área más desarrolla de Occidente, que comprende el eje Estados Unidos-Canadá-Unión Europea. El anuncio del Ejecutivo mexicano se da el mismo día en que la farmacéutica Pfizer reanudó sus envíos de vacunas contra la covid-19 al país. 

La fallas logísticas se convirtieron en la constante dentro de la relación contratual entre el Gobierno mexicano y la farmacéutica, pues aunque había un contrato firmado, solo se había quedado en letra muerta y en pagos pendientes por parte del Ejecutivo. Luego de saldadas varias cuotas, la compañía reanudó el suministro justo cuando México mantiene un nivel de contagios sin descensos significativos que den ventaja al Estado para acelerar el programa de inmunización. Después de casi un mes sin recibir vacunas de la compañía estadounidense, México tiene prevista la llegada de casi medio millón de dosis este martes. 

Los obstáculos de la vacunación en México

Esto implica que podría incrementarse el alcance del plan de vacunación con un 10% de efectividad adicional al estatus actual de la distribución de las dosis. El problema es que no llega a toda la población con relativo equilibrio dentro de los segmentos de edad por cada estrato social. Los grupos de alto riesgo siguen expuestos y la inmunidad de rebaño está muy lejos de ser garantizada en el país latinoamericano. 


Quizás también te interesa:

La OMS anuncia que los contagios por la Covid-19 se redujeron a la mitad


Sin embargo, la Administración de López Obrador informó de que “las inmunizaciones contenidas en este embarque serán utilizadas principalmente para proteger a unos 600.000 trabajadores sanitarios, que esperan la segunda inyección del antígeno y con este concluir con su proceso de inmunización”. Al menos esa fase será esencial para mejorar la bioseguridad en el sistema de salud pública y reducir la presión sobre las unidades de cuidados intensivos en la red nacional de hospitales. 

Marcelo Ebrard, titular de Relaciones Exteriores (el canciller mexicano), ha dicho la mañana de este martes que el país “ya ha acordado la compra de 234 millones de dosis de cinco vacunas diferentes. Se trata de 77,4 millones de dosis de AstraZeneca (Reino Unido), 35 millones de CanSino (China), 34,4 millones de Pfizer (Estados Unidos), 10 millones de Sinovac (China) y 24 millones de la Sputnik V (Rusia)”.

La urgencia de inmunizar

Aun así, con esa cantidad de dosis no se cubre la totalidad promedio de 100 millones de habitantes que posee México, con lo cual queda más en evidencia la poca oferta que existe en América Latina en comparación con el enorme stock de vacunas que están disponibles en EE UU y Europa.  

El Gobierno mexicano también firmó un contrato de dos millones de dosis adicionales de AstraZeneca producidas en India, que hizo posible el envío del fin de semana, y 51,5 millones de dosis adquiridas a través del mecanismo Covax, una iniciativa multilateral de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que los países con más recursos financien el desarrollo de vacunas y subvencionen la compra de países que no están en posibilidades de hacer tratos directos con las farmacéuticas por sus bajos ingresos y déficits al ser naciones subdesarrolladas o pobres. @mundiario

México denunciará ante la ONU el acaparamiento de vacunas de los países ricos
Comentarios