A seis meses de la desaparición de Diana Quer: datos objetivos y conjeturas

CARTEL SOS DESAPARECIDOS
Cartel SOS Desaparecidos.

Coincidencia en descartar la hipótesis del secuestro y la desaparición voluntaria. Han sido identificados e interrogados una gran cantidad de sospechosos, sin resultados positivos.

A seis meses de la desaparición de Diana Quer: datos objetivos y conjeturas

Mucho se ha publicado sobre la desaparición de la joven madrileña Diana Quer, mientras veraneaba con su familia en el municipio coruñes de Pobra do Caramiñal. A la ya de por sí tragedia que supone una desaparición, hay que añadir a este caso un sensacionalismo mediático que confunde a la opinión pública.  

Seis después de su desaparición, va siendo hora de hacer una recapitulación seria y sosegada sobre todas las hipótesis formuladas.

Hay coincidencia en que Diana Quer era una joven en situación de conflicto familiar. Su propio padre reconocía que se encontraba en una situación vulnerable y que en su círculo más íntimo, había determinadas personas que podían estar bordeando la ley. Tanto en Madrid, como en Pobra, donde pasaban el verano desde hace 15 años.

Varios testigos presenciales declararon que vieron a la joven subirse a un vehículo en Pobra, describiendo a tres personas que no eran de la zona. Bajó de este vehículo en Taragoña y se subió, voluntariamente, a otro donde la esperaba, desde hacía ya un tiempo, un hombre descrito como "con mala pinta" de unos 40 años. Este vehículo parece ser una autocaravana. Todos los detalles aportados apuntan al consumo y tráfico de estupefacientes a pequeña escala. Pero también a una relación de confianza o simbiosis, entendida como interacción entre individuos procedentes de ambientes totalmente opuestos. Se habla de una fuerte discusión, pero no de violencia física. Más tarde abandonan la zona. Algunos testigos afirman que en compañía de dos personas más, pero no parece probable.

Las horas

En el registro de WhatsApp a las 2:40 se produce la conocida conversación en la que Diana Quer escribe que un gitano la está llamando. Por lo tanto, se encontraba bien a esa hora. Diversos testigos sitúan a Diana Quer en el Puerto de Taragoña entre las 3 y 4 de la mañana. Las horas son también determinantes, además de la señal del repetidor, para descartar que la joven volviera a casa. Según los medios, la distancia de 20 km entre Pobra y Taragoña, no se puede realizar en 13:52 minutos, que es el tiempo transcurrido entre el último mensaje y cuando se pierde la señal.

No obstante, la distancia real son 16 km, 12 por autovía, y se pueden realizar en 16 minutos a 120 km/h, A mayor velocidad y en condiciones de tráfico muy escaso, el tiempo se reduciría considerablemente. Tampoco parece probable que sea el último mensaje. Los agentes comprobaron las llamadas entrantes y salientes del teléfono de Diana y ésta habló con una amiga después de las 3.  

La ropa

Diana Quer vestía en el momento de su desaparición pantalón corto color rosa. Esa es la descripción que proporcionan en el cartel de SOS desaparecidos. Sin embargo, estos pantalones fueron encontrados por la Guardia Civil en el registro efectuado en casa de la joven. La madre confirmó, después de haberlo negado desde el principio de la investigación, que había vuelto a casa a cambiarse y pudo ponerse unos vaqueros, pero no oyó nada a pesar de dormir con la puerta abierta en habitaciones contiguas. Posteriormente se abandona la hipótesis de que haya vuelto a casa y se sustituye el pantalón rosa por uno blanco.

El móvil

El hecho de no llevar consigo DNI ni tarjetas, descarta la desaparición voluntaria. Sin documentación y sin dinero, no se puede llegar muy lejos. Tampoco ningún joven suele desprenderse voluntariamente de su móvil ni de la agenda de contactos, a menos que tenga un duplicado. También es conocida la compatibilidad de iPhone con iMac en el volcado de datos.

No tiene sentido que su teléfono se lanzara al agua para “despistar”, máxime, porque al igual que fue hallado dos meses después, también podían ser seis o no ser encontrado nunca. Una pista falsa, tiene como propósito confundir a las FCSE en los primeros momentos de la investigación criminal, de nada sirve si la encuentran más tarde cuando ya se encuentran las líneas de investigación abiertas. El tirarlo al agua es un impulso irracional. Un arrebato. Propio de un acceso de ira.

A través del desconocimiento de la realidad gallega y de cómo opera el crimen organizado, especialmente el narcotráfico, donde existe mucha literatura, se ha intentado extrapolar a Pobra do Caramiñal una realidad similar a la de Ciudad Juárez. Nada más lejos de la realidad. Pobra es un pueblo que vive del turismo, el marisqueo y la industria conservera. Puede haber trapicheo y delincuencia a pequeña escala, como en todas partes, pero no la imagen sensacionalista que han dado algunos medios.

El móvil económico, tampoco se sostiene. Incluso aunque se considerara como primera hipótesis. Si esa fuera la verdadera intención de los “secuestradores”, aunque no estuviera ya viva, seguirían intentando extorsionar a la familia. El caso de la joven Anabel Segura, que fue asesinada pocas horas después de su rapto, es uno de los muchos ejemplos en este sentido.

La trata de blancas es un anexo a esta hipótesis que relacionan la desaparición con grandes organizaciones criminales. Cualquiera que conozca un poco la desgraciada realidad del tráfico de personas, entenderá perfectamente que este tráfico se origina siempre desde los países con menos recursos, hasta los países más desarrollados. Con la excepción de las mujeres captadas por el DAESH y que han sido esclavizadas, pero ni son casos comparables, ni en su origen fueron llevadas de manera forzada.

Recapitulación

En conclusión. ¿Qué tenemos hasta ahora? Una joven de buena familia, en una situación conflictiva y que se relaciona en ambientes marginales. Una relación familiar desestructurada y muchos interrogantes y contradicciones. A ello podemos unir el misterioso correo enviado a través de múltiples servidores, que se realizó con intención de sustentar la teoría de una posible desaparición voluntaria y confirmar que la joven se encuentra viva. Su autoría o bien procede de un sujeto con conocimientos profundos de informática enviado desde fuera de España o por alguien del entorno de la joven con un duplicado de la tarjeta del móvil asociado a su cuenta de Gmail, que pudo recuperar la clave de acceso. 

A seis meses de la desaparición de Diana Quer: datos objetivos y conjeturas
Comentarios