Buscar

MUNDIARIO

Médicos estadounidenses son acusados de recetar píldoras a cambio de sexo

Profesionales de la salud podrían terminar en la cárcel por distribuir millones de analgésicos en unos siete Estados de EE UU.

Médicos estadounidenses son acusados de recetar píldoras a cambio de sexo
Opioides. / Medical Press.
Opioides. / Medical Press.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Desde hace un tiempo, EE UU enfrenta una crisis de los opioides y esta semana se ha registrado un último giro inesperado: la corte federal de Cincinnati ha acusado a 53 profesionales de la salud por prescribir y distribuir ilegalmente medicamentos. Muchos de los profesionales son médicos y varios de los casos han registrado el intercambio de medicamentos por sexo.

La investigación contra los opioides de la región de los Apalaches, logró destapar unas 350.000 recetas y 32 millones de píldoras ilícitas. En 2017 se registraron unas 70.000 muertes por sobredosis de medicamentos solo en EEUU, destacando por la terrible tasa de 21,7 por cada 100.000 personas. Una cuarta parte de los fallecimientos fueron a causa de los opioides recetados. Ohio y Virginia Occidental ocupan los primeros puestos de la lista de los Estados con mayores tasa de mortalidad.

La mayoría de los expertos provenían de los Estados mencionados y de Alabama, Kentucky y Tennessee. Las autoridades han evitado dar los nombres de los 60 involucrados, pero si han señalado que entre los acusados se encuentran 31 médicos, siete farmacéuticos y ocho enfermeras. Entre las denuncias figuran los casos donde los médicos recetaban medicamentos altamente adictivos y con alto riesgo de abuso a cambio de sexo. Otra de las acusaciones habla de un médico que reclutó prostitutas y otras mujeres para tener relaciones sexuales con ellas en la clínica, para luego permitirles abusar de los medicamentos en su casa.

Los cargos contra los involucrados incluyen distribución ilegal de sustancias y la conspiración para obtener sustancias mediante fraude. Las acusaciones podrían derivar en sentencias de hasta 50 años de prisión. @mundiario