Buscar

MUNDIARIO

La mayoría de las denuncias por acoso sexual en el Ejército no tienen sanción

Desde que el Código Militar tipificó la agresión y el acoso sexual como delito en el 2015, se han presentado cerca de 47 denuncias penales. Ninguna tiene, hasta el momento, una condena. 

La mayoría de las denuncias por acoso sexual en el Ejército no tienen sanción
Acoso sexual en el Éjercito español - El Periodico
Acoso sexual en el Éjercito español - El Periodico

Una grave realidad se observa al interior del Ejército español respecto a las denuncias por acoso sexual. Desde que el Código Penal Militar tipificó en 2015 la agresión y el acoso sexual como delito en esta institución, se han presentado cerca de 47 denuncias penales (una quincena por año), pero ninguna ha concluido todavía en condena. En esa línea, la mitad de ellas (22) aún están en trámite, algunas desde hace ya tres años, un número similar (23) han sido archivadas o sobreseídas. Estos datos, según El País, fueron proporcionados por el Gobierno al diputado de EH Bildu Jon Iñarritu, en la que reconoce que “es a partir de 2016 cuando se dispone de los datos estadísticos sobre denuncias específicamente relacionadas con delitos contra la libertad sexual”.

En el desglose de las cifras, el 100% de las denuncias han sido presentadas por mujeres militares (el 80% pertenecientes a la escala de tropa y marinería), mientras que el 98% de los denunciados son varones (el 45,5% oficiales o suboficiales; es decir, cuadros de mando). Ya en el 2015 se había establecido una reforma que consideraba estos delitos más graves cuando existe una relación jerárquica entre agresor y víctima que cuando se trata de militares del mismo rango. Más del 70% de las denuncias se producen en el Ejército de Tierra, lo que es lógico al ser el más numeroso. El 12,7% de los miembros de las Fuerzas Armadas son mujeres.

Para tratar de mejorar la situación, el Observatorio de la Vida Militar realizó el año pasado el primer estudio sobre el acoso sexual en las Fuerzas Armadas. Este organismo  reconocía que se había producido “un incremento en la sensibilización de la cadena de mando y del resto del personal” militar respecto al acoso, pero recomendaba abordar un estudio en profundidad que permitiera conocer la verdadera “dimensión y carácter del problema”. Sin embargo, los resultados no se llegaron a discutir en el Congreso y el Senado porque los representantes de la entidad terminaron sus mandatos y no se eligieron a sus reemplazos. @mundiario