Hay más soluciones que la del suicidio cuando los problemas ahogan bastante

¿Qué pasa con el imaginario de nuestras vidas?
El suicidio.

El muchacho empezó a desvanecerse. Quedó tendido en el suelo. Tomó su última bocanada de aire.... el tocadiscos seguía girando. Cuando llegó su hermana, aún se oía la última canción.

Hay más soluciones que la del suicidio cuando los problemas ahogan bastante

Aquel hombre estaba cansado de su vida. Se encontraba abatido por sus problemas. No encontraba solución ni una puerta de salida. Estaba ahogado por las deudas. Llegó, cabizbajo y andando despacio, a su casa. Puso en su viejo tocadiscos un disco con aquella canción melancólica. Le recordaba tiempos mejores y felices. La música empezó a sonar. Los tonos envolvieron el ambiente... Lentamente, el muchacho empezó a desvanecerse. Quedó tendido en el suelo. Tomó su última bocanada de aire.... el tocadiscos seguía girando. Cuando llegó su hermana, aún se oía la última canción.

Hay más soluciones que la del suicidio cuando los problemas ahogan bastante
Comentarios