Marcelino F. Mallo publica Totem tremens, una sátira social con rasgos de surrealismo y distopía

Marcelino L. Fernández Mallo con su obra. / Mundiario
Marcelino L. Fernández Mallo con su obra. / Mundiario

La obra de este autor, un destacado analista económico de MUNDIARIO, se encuadraría en aquel género que, de existir, podríamos clasificar como surrealista.

Marcelino F. Mallo publica Totem tremens, una sátira social con rasgos de surrealismo y distopía

La obra de este autor, un destacado analista económico de MUNDIARIO, se encuadraría en aquel género que, de existir, podríamos clasificar como surrealista.

 

Es su primera novela en castellano y ha elegido Amazon.com para publicarla. Rompe por completo con su anterior producción, ésta en lengua gallega: el libro de relatos Cabilia y las novelas A trenza, Klásicos y Pallarega. Totem tremens resulta un texto desafiante, por momentos disparatado, surcando siempre el fino trazo que separa la locura de la cordura. También es una narración trepidante, la huida pretendidamente inverosímil de Mathew O’Donnell quien ha escapado de milagro de la ejecución en la silla eléctrica.

Totem tremens se encuadraría en aquel género que, de existir, clasificaríamos como surrealista. No escribe el autor narrador, lo hace su subconsciente. En ocasiones, despierta desde la trastienda de los sueños para barajar lugares y tiempos, mixturar o desdoblar personajes, intercalar idiomas. Asociaciones inéditas en la realidad, no hay razón ni conciencia, opera la mente en estado automático o versión espontánea, ajena a convenciones colectivas. Sin embargo, de entre los escombros de la no-historia, emerge un hilo que resulta conductor el cual transita por imprevistas veredas hasta configurar una parábola cuasi realista vinculada posiblemente a la necesidad perpetua de revolución.

Esta es la presentación de Totem tremens, que se distribuye únicamente a través de Amazon.com. Entrevistamos a su autor, colaborador de MUNDIARIO, para conocer los detalles de esta novela que, y de eso estamos seguros, no dejará indiferente a ningún lector.

- Eres autor de varios libros que podríamos catalogar como de ficción tradicional. ¿Qué te ha llevado a escribir una novela tan rupturista?

- Normalmente, una novela tiene una génesis en un fragmento de realidad, o en un personaje, a  veces incluso en una simple escena. Totem tremens, sin embargo, se origina por un golpe de la mente. Me desperté una noche con lo que podría ser el párrafo inicial de una novela sobre un condenado a muerte que se libra de la ejecución gracias a un terremoto. Me levanté y transcribí lo que estaba imaginando en ese momento. Quizás por tal motivo, el estilo de la novela sea tan fantástico, en ocasiones hasta irracional. Durante los meses de desarrollo de la narración, me volvió a ocurrir con cierta frecuencia eso de despertarme con una o varias ideas para la novela. Finalmente, decidí dejar un bolígrafo y un cuaderno en la mesa de noche y así me ahorré unos cuantos paseos en la oscuridad.

- Dentro de la clasificación que utiliza Amazon, has incorporado Totem tremens a la sección de distopías, género cuyos referentes principales son obras como Un mundo feliz, de Aldous Huxley, o 1984 de George Orwell. ¿Qué criterios has seguido?

- No creo que la novela sea exactamente una distopía pues tampoco es que describa una sociedad jerarquizada o indeseable. Los personajes no aparecen alienados, más bien todo lo contrario, y los sucesos, por otra parte, ni siquiera se localizan necesariamente en el futuro como suele ser el caso de la literatura distópica y en concreto de las obras que has citado. Sin embargo, sí posee una intencionalidad propia a las novelas de este género. De alguna manera se erige en llamada de atención respecto a un futuro cargado de incertidumbre. Creo que muchos compartimos la impresión de estar viviendo una época de transición, de que las cosas están a punto de cambiar drásticamente en una dirección o en otra.

- Durante algún fragmento de la novela, uno también puede pensar en el guión de una road movie

- Es fácil, sí. Al fin y al cabo, se trata de una huida. Si a esto añadimos un escenario sin accidentes naturales, salvo un lago que aparece de improviso, y sin ninguna conformación urbana, con apenas un par de edificios que surgen cuando son necesarios, pues casi estamos describiendo el contexto de “La carretera”, de Cormac McCarthy. Totem tremens es subversiva, sí, pero bastante menos apocalíptica y más gamberra, si podemos hablar en estos términos de una novela.

- ¿No se desenvuelve la novela bajo la influencia de una cierta estela moral? ¿No pretende obligarnos a realizar una reflexión sobre las convenciones éticas de la sociedad actual?

- En realidad, la moral brilla por su ausencia en Totem tremens, al menos esa moral que impera hoy en día. Es cierto que la idea del castigo está presente, incluso la de una cierta fidelidad, un concepto al que se dota desde luego de menos requerimientos que en la sociedad que conocemos. Creo que la posible moraleja a extraer en este sentido es que una comunidad se podría manejar con posibilidades de éxito aun prescindiendo de la mayoría de convencionalismos que de algún modo rigen las relaciones entre las personas. Que tal vez conseguiríamos salir adelante a partir de algunos simples valores primarios y nada más. Quizás esté hablando de anarquía, no estoy seguro.

- ¿Y las langostas?

- Ja, ja. Sí, langostas que hablan y que interactúan con los seres humanos. Podrían constituir una nueva clase social o un nuevo nicho de mercado. En realidad, es Mathew el único capaz de comunicarse abiertamente con ellas. Lo particular no son tanto las langostas como la propia personalidad del protagonista.

- Otro rasgo presente desde la primera página es el humor negro…

- Bien, creo que un texto, casi cualquier texto, resulta más digerible si contiene ciertas dosis de humor. En Totem tremens, la muerte está presente de manera continua, una muerte que no es necesariamente un fin, que tiene un posible retorno. Así pues, ya de introducir humor en la novela, pues que sea del negro.

- ¿Y por qué la distribución de la novela en exclusiva a través de Amazon?

- Como supongo que se percibirá a través de la entrevista, Totem tremens no es una novela al uso, no estoy seguro de que fuese bien recibida en las editoriales tradicionales ni que se pudiese mover con naturalidad en los canales de distribución habituales. Además, creo que hay una afinidad inmediata entre los usuarios de las nuevas tecnologías, del ebook, y la temática y estilo de la novela.

 

> Primeras páginas de la obra Totem tremens en el enlace: Totem tremens en Amazon

 

Marcelino F. Mallo publica Totem tremens, una sátira social con rasgos de surrealismo y distopía
Comentarios