Manuscritos malienses son objeto de tráfico en muchas partes del Sáhara

Muchos marroquíes luchan para salvaguardar manuscritos de tumbuctu, considerados como una riqueza para los musulmanes. El sueño del coleccionista saharaui es un museo en el Sáhara.

Manuscritos malienses son objeto de tráfico en muchas partes del Sáhara

Muchos marroquíes luchan para salvaguardar manuscritos de tumbuctu, considerados como una riqueza para los musulmanes. En efecto, la compra de esos textos se haga de manera ilegal e informal, muchos coleccionistas estiman que es la única forma de salvarlos y defienden la idea de abrir un museo en el Sáhara.

Tras la destrucción, en el último enero, de la gran biblioteca pública por algún grupo radical, 3.000 manuscritos terminaron en ruinas. Actualmente, muchos marroquíes originarios del Sáhara intentan salvar los escritos. Muchas familias atadas a los valores del islam manifiestan su contento tras haber adquirido estas piezas de gran valor.  

Textos sobre «las reglas del comercio según el islam»

Manuscritos que datan de más de dos o tres siglos, tratan de las matemáticas, de astronomía y de de ciencias. Entre los rescatados un texto que trata de las reglas del comercio en el islam y es un documento precioso muy raro de encontrar. Otro también salvado retrata las reglas del divorcio y la herencia en el islam. Para muchos coleccionistas, estos documentos trazan realmente la historia del Sáhara.

Es un verdadero mercado negro que se desarrolla entre la frontera de Mauritania y Mali. Para comprarlos, los coleccionistas marroquíes realizan unos 8000 kilómetros y pagan sumas de 9000 euros por artículo. Muchos están consientes  de que estas compras no son regulares, pero para ellos es la mejor manera para que no desaparezcan. Muchos han sido destruidos.

A por la creación de un Museo en el Sáhara

Todavía podamos encontrar algunos de estos documentos de tumboctu, porque simplemente, algunas familias autóctonas consiguieron salvar algunos, antes de que llegasen los “grupos radicales”. Transportaban discretamente esos escritos en bolsas de maíz, en carretas y incluso debajo de sus vestidos, con el fin de guardarlos en lugares seguros en otras regiones de Mali.

El sueño del coleccionista saharaui es asistir a la construcción de un museo en el Sáhara, no para ellos ni para los marroquíes, pero para la humanidad.

En un encuentro en París que tuvo lugar el año pasado, la UNESCO se movilizó para reservar estos manuscrito de tumctu, así como se comprometió de la construcción de los mausoleos destruidos. Según la directriz general de la UNESCO, una misión de expertos será enviada al lugar de los hechos en cuando la situación se lo permitía.

 

Manuscritos malienses son objeto de tráfico en muchas partes del Sáhara
Comentarios