Buscar

MUNDIARIO

Madrid sin médicos para atender la atención primaria en plenos rebrotes

El sector mira de reojo la nueva promesa de Díaz Ayuso, luego de ver como en la primera oleada del coronavirus, la atención primaria pasó a la primera línea defensiva de una pandemia que ha dejado al menos 15.759 muertes en la región.

Madrid sin médicos para atender la atención primaria en plenos rebrotes
Sanitarios en un Hospital de Madrid. / Pixabay
Sanitarios en un Hospital de Madrid. / Pixabay

Maira Perozo

Periodista.

El caos se apodera de la atención médica primaria en Madrid. La denuncia de los sindicatos refiere que los médicos en sus jornadas alcanzan cubrir el trabajo de al menos 600 médicos de familia, y hasta 150 pediatras, una media de 80 pacientes por jornada; aunado a ello suman que las condiciones de trabajo tampoco son las mejores: en edificios muchas veces anticuados, a veces sin luz natural, a veces sin ni siquiera ventilación.

Frente a esto los médicos han convocado a una huelga indefinida para el 28 de septiembre. Pero la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso avanzó este lunes que invertiría 80 millones en tres años para cambiar el sistema. “Esta inversión se aplicará desde el último trimestre de este año y conllevará modificaciones organizativas y retributivas”, ha dicho Díaz Ayuso.


Quizá te pueda interesar

¿Por qué la OMS vaticina el aumento de muertes por coronavirus en octubre y noviembre?


No obstante, el sector mira de reojo la nueva promesa de Díaz Ayuso, luego de ver como en la primera oleada del coronavirus la atención primaria pasó a la primera línea defensiva de una pandemia que ha dejado al menos 15.759 muertes en la región y que mantiene a la capital de España a la cabeza de las comunidades con mayor número de contagios en la segunda oleada.

Madrid es la Comunidad que menos invierte en gasto sanitario público, la tercera que menos paga a sus profesionales y la que menos destina a este primer escalón del sistema, según el Ministerio de Sanidad. “La primaria está desbordada”, argumenta a El País, Jesús Redondo, médico de familia en el centro de salud Ramón y Cajal. “Cuando finalizó el Estado de Alarma parecía que íbamos a tener un respiro, pero no, a partir de ese momento empezó una disminución de la plantilla por vacaciones, más las bajas, y desde finales de junio hasta ahora ha sido in crescendo y sin parar, y en unas condiciones precarias”. “Cada semana hacemos más PCR, hay más positivos, y cada positivo te da guerra: son más bajas, más PCR por control de contactos...”, reclama Salvador Casado, médico de familia en Soto del Real.

Precisamente, esta situación de los centros de salud, fue lo que derivó en parte en el colapso hospitalario de la primera oleada del coronavirus. La pandemia llegó y desbordó a unos profesionales ya faltos de recursos, a eso se sumaron las bajas por contagios de la Covid-19 y la derivación de profesionales y residentes al hospital de Ifema, lo que provocó el cierre de decenas de centros, consultorios y ambulatorios que todavía, seis meses después, no han terminado de reabrir. @mundiario