Los lujos de Donald Trump

Donal Trump, presidente de los Estados Unidos.
Donal Trump. / Mundiario.

Donald Trump antes de ser presidente de los Estados Unidos era conocido como uno de los billonarios más excéntricos del país por su vida llena de lujos y extravagancias.

Los lujos de Donald Trump

Aunque Donald Trump ahora puede disfrutar de todos los lujos que vienen con ser el presidente de los Estados Unidos como vivir en La Casa Blanca y viajar en avión privado, no los necesitaba. Trump ha gozado de comodidades que en principio le fueron dadas por su padre millonario y luego se encargó de mantener a través de negocios e inversiones. 

De la cantidad de regalos que se puede dar el presidente de EE UU, estás son las más caras:

Pent-house en Nueva York, valorado en 100 millones de dólares.

Pent-House de Donald Trump. Sam Horine

Pent-House de Donald Trump. / Sam Horine.

Situado en la Quinta Avenida de la Ciudad de Nueva York, decorado con oro de 24 quilates y acentos de mármol inspirados en Luis XIV. El pent-house cuenta con tres pisos y su propio ascensor que lleva directo al piso 26 de la Torre Trump.

Rolls-Royce Phantom, valorado en más de 400.000 dólares.Rolls-Royce Phantom. Rolls Royce

Cada carro es construido por 60 personas y cada detalle se hace según el gusto del comprador.

Rolls-Royce Phantom. / Rolls Royce.

 

17 campos de golf, valorados en 300 millones de dólares.Campo de golf. Wikipedia Commons.Campo de golf. / Wikipedia Commons.

Once de los lujosos camps están ubicados en Estados Unidos, los demás están en Escocia, Irlanda y en Dubai

Boeing 757, valorado en 35 millones de dólares.

Boeing 757. Wikipedia Commons

Boeing 757. / Wikipedia Commons.

El avión comercial fue adquirido por Trump y remodelado con detalles en oro 24 quilates y motores diseñados por Rolls-Royce.

Estas son solo algunas de las cosas, el presidente estadounidense también es dueño de una gran cantidad de carros, varios resorts a nivel mundial y un helicóptero para cuando el tráfico de Nueva York le parece muy pesado.

Los lujos de Donald Trump