Los años dan una perspectiva diferente de las relaciones sociales, no sin tensiones

Silueta de unos novios.
Silueta de unos novios.
Aunque no funcionen los hechizos, nadie tiene derecho a nublar a un padre o a una madre un día especial en la vida de sus hijos, opina la autora de este curioso análisis para MUNDIARIO.
Los años dan una perspectiva diferente de las relaciones sociales, no sin tensiones


Las nuevas estructuras familiares surgidas a raíz de divorcios, parejas gays, de hecho, etc nos traen nuevos retos no siempre bien resueltos. Estamos en tiempos de celebraciones familiares y con demasiada frecuencia se estan utilizando como “ajuste de cuentas” perdiendo en el camino formas, maneras y la ocasión de salir adelante con elegancia. Nada como una celebración familiar para saber si estuviste casado/a con un patán o con un señor.

Juana –nombre ficticio- lleva un mes enferma, y su médico no encuentra lógica a su enfermedad, que la tiene casi inmóvil, con dolor e inflamación en articulaciones. Hace poco tuvo la 1ª comunión del pequeño, dos meses de preparación y tortura, que culminaron en la ceremonia y posterior merienda, donde la presencia de su exmarido y su novia, provocó un alineamiento de la familia del padre con la nueva…. El niño no entendía nada y acabó merendando con los amigos preguntando por qué su padre no se había quedado y además se había olvidado del regalo…  ¿Nos provoca enfermedades la tensión?

Ana hace un año tuvo la boda de su hija y lo que tenía que ser un día feliz reconoce que fue de los más amargos. Empezó suprimiéndose la merienda-cena del día anterior que había pactado con su futura consuegra y la amplia familia del novio. ¿Motivo? La disyuntiva era invitar a su ex con su novia, o no invitarle y justificar la ausencia con una mentirijilla. Optó por cancelar dicha reunión porque las mentiras tienen patas cortas . La cosa no mejoró en la boda, cuando la novia de su ex, aparece de rojo y “marcando michelín”. Con un escote mas que discreto, según le hicieron ver varios invitados, parecía tener el don de la inoportunidad… pero lo que mas le dolió fue cuando su suegra (ahora exsuegra) quiso establecer distancias en la ceremonia, para no hacer un feo a la nueva, negándose a sentar en la primera fila, renunciando a ejercer de abuela. Ana describe la boda como “curiosa” donde se hicieron añicos muchas cosas, entre ellos el respeto al que un día creyó seria su compañero

A finales de los 90 se casaron dos compañeros, el dejó a su mujer de los últimos 30 años por su nueva compañera 20 años mas joven. Se murió una tía de él, muy amiga de su primera mujer quien la acompañó hasta el final ; vamos al funeral y como no, su flamante nueva esposa que entendía que su papel estaba al lado de su marido. El vacío hacia “la nueva” fue tal, que acabó pegándose a mi, porque en un acto de apoyo, nadie quería ni apoyarla ni que le apoyara… ¿cuesta tanto saber cuando lo importante es no estar?

No corren tiempos buenos para la monarquia, no son el espejo en el que nos gustaría reflejarnos, sin embargo, la reina dio un ejemplo de las nuevas normas sociales en la boda del príncipe cuando vetó la asistencia de la nueva esposa del padre de Leticia. Nadie le discute su pareja, pero no pinta nada en la boda de una hija de su marido y sin embargo incordia. Esas son las pautas. Es muy fácil saber cuando uno no debe de estar y habría que empezar por una pregunta , ¿Quiénes son los protagonistas? ¿les aporta algo favorable mi presencia? ¿les supone sin embargo un problema que no asista? En caso de respuesta 'no', lo correcto es disculparse y no ir.

Y, cómo no, estamos en Galicia. Hace un tiempo existe un llamado “Club de las BJ –brujas justas-“, su funcionamiento es muy fácil y hubo un hecho el año pasado que le ha dado alas. Una miembro de dicho club empezó con el ritual “bienvenidos todos a .…..” en una boda de un hijo. A raíz de ahí, las personas que no deberían estar porque sus motivos no son de celebración o porque su presencia causa un trastorno, multiplican su energía con la gente asistente, cuya protección al acto en si provoca un rebote . En dicha celebración estaba “una sobrada”, con boda prevista de uno de sus hijos a los pocos meses; a la semana siguiente se canceló “sine die” .Fue para muchas la constatación de un hecho…. ¿Funcionan los hechizos? Pues no lo sé, pero pasan cosas curiosas y es que según una de las miembros del clan, basta que asistas a un lugar donde no deberías estar, para que el rebote te alcance multiplicado. (Mi amiga MªCarmen a raíz de ello, anuló su asistencia a la boda del hijo pequeño de su actual pareja, sustituyéndola por un tremendo ramo de flores a la novia. Cuenta que un “te echamos de menos” a la vuelta del viaje le demostró que hizo lo correcto”)

Los años nos dan una perspectiva diferente de las relaciones, pasamos del arrebato a la calma y podemos evaluar mejor lo que sirve o no. Y no sirve una relación si necesita hacer daño o simplemente molestar para autoafirmarse. Aunque no funcionen los hechizos, nadie tiene derecho a nublar a un padre o a una madre un día especial en la vida de sus hijos. Y es que las relaciones adultas, las que valen la pena, pasan por aceptar el pasado de la gente que amamos, aun cuando en él no estemos nosotros. Y en cuanto a los ex, es importante seguir pensando que aunque nos equivocamos, son personas, no peleles atrapados en una relación infantil cuando están mas cerca de los 40 o los 60. Resulta demoledor pensar que hemos compartido una parte importante de la vida con alguien que no valía la pena.

Los años dan una perspectiva diferente de las relaciones sociales, no sin tensiones
Comentarios