Llegan los 'best-seller' de verano, gran promoción de letras de saldo para matar el tiempo

Representación del Infierno de Dante que inspira la trama del otro 'Inferno', de Dan Brown.
Representación del Infierno de Dante que inspira la trama del otro 'Inferno', de Dan Brown.

El premio Nobel Gabriel García Márquez, autor de uno de los best-sellers más entretenidos y de calidad, escribía en sus memorias: “Sólo deberían leerse los libros que nos fuerzan a releerlos”.

Llegan los 'best-seller' de verano, gran promoción de letras de saldo para matar el tiempo

Por lo menos una vez al año hago un —llamémosle— ejercicio literario: comprar el principal best-seller de la temporada y sumergirme en él. No lo hago, ya digo, por placer lector, sino que es una especie de trabajo, una pesquisa sociológica: pretendo conocer lo que le gusta (o compra) la mayoría, miles, millones de personas, y buscar seguidamente —o concluir— el porqué de esa elección. Adquirí, por lo tanto, el Inferno de Dan Brown. La obra lleva case dos meses (desde que salió) en lo alto de los listados de libros más vendidos. Ocupa amplios espacios publicitarios en los medios de comunicación y, sobre todo, muchos metros cuadrados de escaparates de librerías, de las grandes y de las pequeñas. Cuando escribo estas líneas ya he leído un 32% de la obra. Hablo en porcentajes, y no en número de páginas, porque lo leo en un soporte digital que manejo cómodamente y transporto estos días por paisajes marinos y fluviales buscando siempre las sombras más amenas. Inferno es la sexta novela de Dan Brown, el escritor inglés que llegó a vender 80 millones de ejemplares de su anterior obra, El código De Vinci. Ahora la editorial ha lanzado en Español ¡un millón de ejemplares! de Inferno. El libro comienza con una cita de La divina comedia de Dante: “Los lugares más oscuros del infierno están reservados para aquellos que mantienen su neutralidad en épocas de crisis moral”. El pórtico no podría ser mejor. Pero todo lo que viene después, por lo menos hasta este 32% que he leído (y deduzco que el resto no mejora), no es más que un guión barato, de saldo, para una película de acción de esas tipo Serie B que proyectan un domingo de agosto a media tarde. El premio Nobel Gabriel García Márquez, autor de uno de los best-sellers más entretenidos y de calidad (pues las dos cosas pueden ir juntas) de nuestra historia, como es Cien años de soledad (1967) escribía en sus memorias, tituladas Vivir para contarla (2002): “Sólo deberían leerse los libros que nos fuerzan a releerlos”. La misma idea la encontramos en Óscar Wilde: “Si no se encuentra placer en leer y releer un libro es inútil leerlo siquiera una vez". Y en las Hojas de hierba de Walt Whitman: “Camarada, esto no es un libro. Quien toca esto toca a un hombre. (¿Es de noche? ¿Estamos aquí solos?). Yo no sé se llegaré al 100% de este Inferno en mi lector digital. A veces me da la impresión de que el autor piensa que soy corto de entendederas y eso no me gusta nada. Hay libros para matar al tiempo y otros (los que merecen la pena) que siempre cambian algo en la conciencia del lector. El tiempo nunca se puede matar. Mi desasosiego viene siempre cuando me pregunto: ¿Cómo puede comprar (y leer) la gente esto?  

Llegan los 'best-seller' de verano, gran promoción de letras de saldo para matar el tiempo
Comentarios