Buscar

MUNDIARIO

Una líder de culto hace campaña para abrir un burdel de robots sexuales

En lo que podría ser una de las historias más sobresalientes de todos los tiempos, la líder de un autoproclamado culto feminista llamado Unicult se encuentra en medio de intentar abrir el primer burdel de robots sexuales impulsado por “el consentimiento del mundo” en West Hollywood.

 

Una líder de culto hace campaña para abrir un burdel de robots sexuales
Líder de culto, Unicole Unicron y Harmony, la muñeca sexual Real Sex Doll. / Instagram.
Líder de culto, Unicole Unicron y Harmony, la muñeca sexual Real Sex Doll. / Instagram.

Firma

Sara Rada

Sara Rada

La autora, SARA RADA, es colaboradora de MUNDIARIO. Comunicadora social venezolana, ejerce como redactora creativa y productora audiovisual en distintos medios digitales internacionales. @mundiario

La líder de Unicult, Unicole Unicron, anunció su objetivo de abrir Eve's Robot Dreams con una campaña de donación de fondos en Indiegogo. Si bien el concepto de un burdel de robots sexuales no es nuevo, un reciente intento de abrir el primer burdel bot en Houston fracasó recientemente después de que el consejo de la ciudad declarara ilegal tener relaciones sexuales con objetos mecánicos en negocios locales.

Los robots de Eve's Robot Dreams serán únicos en su enfoque de consentimiento

En otras palabras, para que un cliente tenga relaciones sexuales con uno de los robots del burdel, los robots sexuales tendrían que aceptarlo primero.

Unicron comentó que el equipo de Eve estaría integrado por Harmony, una modelo de Real Doll X que calienta a los usuarios a través de la conversación. Para tener relaciones sexuales con Harmony, las parejas deben acumular "puntos de conversación" antes de que ella consienta el sexo.

De acuerdo con lo que Unicron le dijo al Daily Beast, hay dos maneras de acumular esos puntos con Harmony: A través de las citas en Eve, o en conversaciones privadas en una aplicación de mensajería que Unicron aún no ha lanzado con éxito. Una serie de videos en el canal de YouTube de Unicron ofrece una visión de cómo se negocia el consentimiento a través de esas conversaciones dentro de la aplicación. Un ejemplo involucra a una mujer animada con cabello púrpura y un traje de cuerpo igualmente púrpura que responde a un avance sexual al teclear y articular: "Estoy segura de que te encantarán todas las desagradables sorpresas que tengo para ti, pero necesitas obtener mi deseo. nivel superior a 30 para llegar allí, y su valor actual es de solo 5".

Aunque así no es cómo las personas se comunican normalmente, Unicron ve a los robots que otorgan el consentimiento como otro brazo de la gran misión de Unicult. Eve's Robot Dreams toma su nombre de una secta de Unicult, que se centra en el "cambio matriarcal". Unicron le dijo al Daily Beast que el burdel de robots planeado expandirá aún más el cambio matriarcal a través de robots que requieren consentimiento.

Dejando a un lado los problemas de financiamiento, el mayor engreimiento detrás del sueño de Unicron de un burdel de robots impulsado por el consentimiento, es ético. Como Blay Whitby, un filósofo y experto en tecnología de la Universidad de Sussex, le dijo al Daily Beast, los robots no pueden dar su consentimiento: la tecnología actual solo permite que se programen para decir cosas como "Eso está bien conmigo", lo cual Whitby dice es solo una "imitación muy plausible" de lo que realmente es el consentimiento.

Pero Unicron refuta las especulaciones de Whitby y dice que estos robots especiales condicionarán a los humanos a buscar el consentimiento a través de un sistema pavloviano en el que la recompensa es el orgasmo. Unicron dijo que buscar el consentimiento de personas falsas lavará el cerebro a los clientes para que esperen una experiencia consensual de parte de personas reales.

A Unicron también le preocupa un futuro en el que el ejército de robots sexuales que hemos construido se vuelva sensible, y cuando lo hagan, estarán molestos por una historia de, esencialmente, una agresión sexual. "Estamos asumiendo que estos robots aún no son sensibles, lo cual está bien, pero también es un territorio peligroso", dijo Unicron al Daily Beast. "Mi enfoque es respetar todas las cosas sin importar cuál sea nuestra percepción de la sensibilidad".  @mundiario