Buscar

El libro más extenso en palabras del mundo no es visible en España

Se conocen cuántos panaderos o médicos o dentistas existen en España. Pero no el número de escritores. El libro con más palabras del mundo, de un único autor y de un único título existente es como si no existiese.

El libro más extenso en palabras del mundo no es visible en España
Políptico JMM
Políptico JMM

Firma

Jesús Millán Muñoz

Jesús Millán Muñoz

El autor, JESÚS MILLÁN MUÑOZ, escribe en MUNDIARIO. Es licenciado en Filosofía. Funcionario. Es autor de ‘Cuadernos o Ensayos o Soliloquios o Enciclopedia filosofía’. @mundiario

Sobre si escribir es llorar siguiendo a Larra.

¿Escribo tanto en forma de preguntas, quizás porque temo la censura de unos y de otros, escribo en forma de cuestiones, quizás porque en definitiva, se te ha censurado de muchos modos y maneras, quizás no se te ha cercenado la libertad de expresión aprobada constitucionalmente, pero si la libertad de publicación, de exposición y de muchos modos y maneras, de tal modo que tu trabajo cultural, sea mediocre o notable o nefasto no existe…?

¿Triste es soportar tantas formas de censura y de autocensura que existen, y que siempre han existido, ciertamente, en un clima sociopolítico de derechos fundamentales es menor, pero no se pueden negar que existen, y solamente quién lo haya soportado durante décadas lo sabe…?

¿Puede que el marco jurídico constitucional permita la libertad de expresión, pero después existen los ámbitos concretos de las realidades sociales humanas, multitud de entes y entidades jurídicos sociales intermediarias, pongan ustedes nombres, tanto de ámbito público y privado, donde se confunden tantos términos, y no cabe duda, que a determinadas personas se le censuran, se le cierran puertas concretas, sean de entes públicos y, o privados, por unas razones o por otras, no siempre justas y verdaderas y equitativas y racionales y útiles dichos motivos?

¿Pero esto ni se puede decir, si alguien se queja ante un médico por una labor profesional que estima el paciente incorrecta, puede llegar a juicio y no pasa nada, el sistema jurídico le dará la razón o se la quitará, pero el sistema sanitario, le seguirá atendiendo correctamente?, ¿pero si usted critica, aunque sea livianamente algún ente de la cultura, demasiadas veces sucede, que las personas que rigen esos entes, le cierran las puertas a esa persona durante décadas, si el ámbito geográfico es una gran ciudad, esa persona y su trabajo cultural, podrá buscar otros caminos, pero si es una ciudad mediana o pequeña de provincias, todas las puertas y ventanas y chimeneas se le cerrarán, y prácticamente todo su trabajo cultural, no tendrá ninguna presencia, durante décadas, y al final quedará destruido y desaparecido en las diversas realidades de esa producción cultural…?

¿Podrán creer que es una exageración, pero quién lo haya sufrido lo sabe que es verdad, quién sea el ejecutor o ejecutores se esconderán en mil argumentos, para no ver sus propias actuaciones, y la realidad, es que a esa persona o personas, o a esas producciones culturales, sean mediocres o no lo sean, sean pésimas o sean loables, no tendrán aire para existir, e irán muriendo igual que van naciendo, van desapareciendo igual que van creciendo…, y se cumple el refrán, si en un pueblo hay cuatro panaderos, y ninguno te quier vender pan, ten por seguro que no comerás pan, al menos de esos cuatro panaderos del pueblo…?

¡¿Qué cincuenta tomos, cincuenta mil páginas escritas, veintidós millones de palabras escritas de una obra titulada Cuadernos o Cuadernos de la Mancha, no existan en la realidad, que no tengan ningún lugar cultural en el ámbito de dónde han nacido, ni local, ni de su región, ni de su sociedad o país o Estado, ni que docenas de miles de dibujos y pinturas, que están repartidas por el mundo, quizás sin saber en que estado de existencia estén, y que en su totalidad esta producción no exista, no tenga ningún lugar, sea dicha producción mediocre o pésima o notable, que no exista, es o debe ser un síntoma de enorme preocupación para y en la sociedad que ha nacido y surgido y se ha creado y criado, es un síntoma de una enorme carencia y de graves y grandes preguntas que se debe hacer dicha sociedad, en el ámbito de la cultura, pero también en otros…!?

Las sociedades actuales están construidas con multitud de ámbitos sociales y entidades públicas y privadas, por tanto, no es objeto de esta batería de preguntas, ni una ideología, ni otra, ni un sector de la sociedad ni otro, mi un individuo ni otro, sino de todos.

¡¿Para qué continuar hablando de tanta irracionalidad humana… que una obra así, no exista en el ámbito de la cultura, es suficiente para darse cuenta de todas las carencias a y en todos los sentidos que sufrimos, nos guste o disguste…, pero la bancarrota se puede dar en un sector empresarial, en la banca como hemos visto a lo largo de los siglos, pero en los terrenos de la cultura, nunca se produce, aunque se esté siempre en bancarrota…, o al menos se tenga a algunas producciones culturales en la quiebra y en la censura permanente…!?

¡Y encima, hay que estar en silencio, porque ante qué y quienes te vas a quejar, si estas en una democracia, en un estado de derecho, además es fácil dar razones en contra de la producción cultural de tal persona o de tal otra, sea en el ámbito de un sector o de otro, solo decir que no tiene suficiente calidad….!

 ¡Y se termina el problema, y al cabo de décadas, el mismo autor sea músico o escritor o pintor o filósofo o ensayista o articulista o diseñador o…, se convence a sí mismo, de que no tiene talento, ni conocimientos, ni capacidad, y por tanto, su trabajo no merece nada, solo la destrucción y la perdida, y si creía que podría producir algo meritorio o notable, al final, él mismo se convence, que lo mejor, es que se olviden todo el mundo de su producción y, él mismo que una vez pensó, que aunque fuese el último de la fila, merecía estar en el conjunto de los músicos o de los pensadores o de los filósofos o de los escritores o de los pintores o de los artistas o de los…! ¡Deja de pensarlo y de sentirlo, al final, acaba pensando que su producción es nefasta, y él o ella no tiene ningún talento…!

¡¿Y después a una persona así le medio falla el corazón-alma-carme y se preguntan por qué, y se le achaca solo al sobrepeso…!? ¡¿Y esto sin mencionar otras realidades antropológicas sociales existenciales de la vida…!?

¿La cuestión de la gestión cultural, puede ser una metáfora o ejemplo, pero esto puede ser aplicable para otras realidades sociales, que no se cuantifican en dineros, y por tanto, nunca se sabe su situación…?

¡Y nadie se ofenda, porque a nadie se desea-quiere-necesita ofender…! ¡Paz y verdad y bien…! ¿¡La verdad os y nos hará libres!? @mundiario