El libro de Blam, una tensa y exquisita prosa de los delirios y deseos de la vida

El libro de Blam.
El libro de Blam.

“Todos los que hemos sobrevivido a la Segunda Guerra Mundial fuimos cómplices y culpables de la muerte de los demás”, Alecksandar Tisma.

El libro de Blam, una tensa y exquisita prosa de los delirios y deseos de la vida

La explosión social del país balcánico que venía sucediendo ya hervía de largo en los interiores de diversos intereses dado su estado de miseria, paro y corrupción. Un malestar que se extiende por todo el territorio provocando en el pueblo ira y desesperación a la vez que el despertar de los terribles recuerdos de aquella contienda étnica, terrorífica, en el centro de Europa. Es el peso de dicha tragedia lo que me ha llevado a leer de nuevo El libro de Blam que con acerada sentencia encabeza mi crónica por expresar sentido dolor, los desencantos y el odio de unos a otros, que  Aleksandar Tisma narra con tensa y exquisita prosa los delirios y deseos de la vida y sus milagros entre los diferentes personajes que llenan la narración de El libro de Blam, cuyo primer protagonista de origen judío hijo de madre húngara y padre serbio, malvivió preso en un campo de trabajos forzados hasta 1944.

Y que una vez logra alcanzar de nuevo la libertad,  decide unirse al ejército yugoslavo de liberación por la lucha final de su patria. Hasta que décadas más tarde, paradojas poco agradables  de  la vida,  parece ser que inevitablemente ofrece en bandeja, por oponerse públicamente a Milosevic, se ve obligado en 1993 a  escapar  de la crueldad de sus compatriotas y refugiarse en Francia. Y desde allí contarnos este capítulo de una historia, que no es leyenda, tan  conmovedora como dolorosa de este emocionante escritor europeo poco conocido. Aunque con algunas obras en español ya publicadas anteriormente en la misma editorial.

El libro de Blam  es la primera de las cinco novelas que componen el ciclo Ramas entrelazadas, que en una esmerada traducción directa del original se  edita en España por Acantilado dentro de ese  conjunto que crea un microcosmo de referencia inexcusable sobre los sucesos macabros en la antigua Yugoslavia.

La narración nos la va desgranando, el protagonista principal Miroslavu un personaje que resulta ser el único superviviente de la familia Blam, puesto que sus padres de origen judío igual que su hermana rebelde y comunista, han muerto fusilados en manos de los soldados invasores. Él es un hombre retraído embargado por un arraigado desencanto, sobrevive gracias a la protección de la antigua amante de su padre y a su matrimonio con Janja,  una cristiana que le es infiel, situación que él acepta dada la desolada derrota que arrastra su existencia. Y dentro de estas circunstancias con dolor pero sin odio, como quien lo ha perdido todo en la vida menos una memoria sólida que  sin ánimo de venganza va desgranando el desvivir y sufrir diario, conmovedor, sobre la realidad de un tenebroso y enlutado pasado que lo golpeará el resto de su vida.                                               

En ella, el narrador muestra la situación y el estado de falsedad en la que el ciudadano en tiempo de violencia puede ver esclavizada su conciencia y persona por imposición del  mal, los cambios y decisiones en los que es capaz de llegar a decender como ser humano y así, lograr  una supervivencia a cambio de perder toda su integridad por la epidemia maligna que suele embargar la violencia provocativa de todas   las guerras provocan. 

Donde los pueblos son víctimas de unas y otras ocupaciones por la  empedernida criminalidad que ellas arrastran, hasta convertirlos en algo errante donde se guardan las formas tras las que se ocultan los atroces acontecimientos vividos  en sus propias carnes, conservando en el interior de la memoria el desgarro del dolor  y la derrota. Es memoria de un personaje perdedor que recorre pasado y presente refugiado en los evocaciones, como alimento que otorga la bondad de la remembranza para permitirle recomponer la realidad dentro de la aparente vida anodina exterior que lleva. Esto crea una atmósfera rica y circundante  descrita en una prosa exquisita convirtiendo sus historias en acogedora obra literaria llena de humanismo y dolor. Una novela más de este autor, que se suma a esa interesante literatura testigo de los escritores de aquellos países que sufrieron la desolación del nazismo y el oscurantismo del “socialismo real” y para colmo el broche de sangre del nacionalismo separatista de razas. Algo vivo para nuestro presente cuando dichas narraciones proceden de esta clase de escritores hasta hace pocos años desconocidos para el lector en lengua de Cervantes.

El libro de Blam, una tensa y exquisita prosa de los delirios y deseos de la vida
Comentarios