Michi Autista: “Ser neurodivergente no quiere decir que no seas un ser humano”

Marisa Martínez, conocida también como @lamichiautista / MUNDIARIO.
Marisa Martínez, conocida también como @lamichiautista / MUNDIARIO.

La influencer Marisa Martínez invita a las personas autistas a que hablen desde su experiencia y a quienes no están dentro del espectro a involucrarse. / Entrevista

Michi Autista: “Ser neurodivergente no quiere decir que no seas un ser humano”

Las redes sociales se han convertido en una ventana para conocer diferentes temas de importancia en la actualidad, como del que habla Marisa Martínez Cervantes, quien ha dedicado sus diferentes cuentas a hablar sobre el Transtorno del Espectro Autista desde un enfoque real, sincero y abordado desde la experiencia.

Conocida como @lamichiautista en Instagram y TikTok, cuenta con más de 40 mil seguidores con los que suele compartir, a través de sus vídeos, aquellas cosas que pocos conocen sobre el autismo desde una ventana muy particular: la experiencia del diagnóstico que llega a una edad adulta. En su caso, no fue hasta los 30 años que consiguió comprender que toda su "obsesión" -o más pasión- por algunas cosas eran aún más fuerte por el TEA.

LaMichiAustista es una fan de la manga. Ha trabajado como artista 2D en videojuegos y actualmente es ilustradora de libros como “Elashow” de Grupo Planeta, “Ikigai” de Francesc Miralles y Héctor García o “La Guía Autista” de Daniel Millán López. Además, trabaja para diferentes instituciones o ayuntamientos, como el Departamento de Juventud de Platja d’Aro y es embajadora de Wacom dando diferentes master classes.

Por si fuera poco, Cervantes estudió criminología y, en la búsqueda de mejorar su pasión por la ilustración, se formó en artes gráficas para mejorar como dibujante de cómics e ilustradora. Actualmente, estudia Mediación con especialización en Mediación Familiar y además se preparó académicamente en psicología por dos años, aunque aseguró que no llegó a continuar la carrera por “falta de tiempo”.



 

En una entrevista exclusiva para MUNDIARIO, la española de 33 años nos habla un poco más de su experiencia y comparte la importancia de seguir visibilizando el autismo, un trastorno que según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afecta a uno de cada 160 niños en todo el mundo. 

- ¿Cuándo comenzaste a notar que tus intereses eran diferente al de los demás?

- Más que notar que mis intereses eran distintos a los de los demás, lo que notaba era que mi pasión y dedicación hacia ellos era algo más intensa y obsesiva de lo habitual.

Es común que cuando a un niño le gusta mucho algo, pues quiere repetir las canciones, los vídeos y que también quiera juguetes relacionados. Pero luego cambian de interés. Yo tengo una pasión por los gatos que jamás ha desaparecido.

En la adolescencia descubrí el manga y mi vida giraba únicamente y exclusivamente alrededor de ello. Dibujaba manga, leía muchos cómics de ese estilo, miraba series de anime, quería ser mangaka (dibujante de manga), iba a todos los eventos relacionados con el tema, hacía cosplay, etc. Hasta mi habitación tenía todo decorado de manga, lo sabía absolutamente todo sobre mis cómics favoritos y sus autores, parecía una enciclopedia andante.

Siempre llevo mis gustos al extremo. Cuando empecé a escuchar Billie Eilish, solo hablaba de ello, solo buscaba cosas sobre ella y su familia. Y todavía la sigo escuchando, me aprendo todas sus canciones y me sé cualquier actualización sobre su vida. Mis intereses no son tan distintos de los de cualquier persona, es como los vivo y como los centralizo que se vuelve todo distinto.

Normalmente la gente suele pensar que a las personas autistas nos gustan los trenes, las matrículas de los coches, los coches, las matemáticas y los cohetes. De todos estos yo solo coincido con la cosmología y la astrofísica, que me fascinan, a nivel divulgativo.

-¿A qué edad tuviste el diagnóstico?

- Tuve un diagnóstico tardío a la edad adulta, a los 30 años. Pero debo dejar claro que no obtener diagnóstico hasta ser ya un adulto no significa que antes no fuera autista. Quiere decir que cuando yo era pequeña no existieron los recursos suficientes para asociar mi comportamiento con esta condición.

Yo era una niña extremadamente sensible, lloraba también mucho, era muy tímida y muy intensa, tenía muchas rabietas que no correspondían con mi edad, entre otros, pero se compensaba con mi inteligencia. Siempre sacaba buenas notas, no daba problemas en clase y siempre obedecía a mis padres. Decían que “la niña es así” y nunca pensaron que hubiera estado bien llevarme al psicólogo.

@lamichiautista Ni que haga 300 videos así siguen habiendo ignorantes... #autismo #asperger #soyautista #espectroautista #aprendeentiktok #Lamichiautista #escuelatiktok ♬ original sound - Alɘx

- ¿Qué fue lo más difícil mientras estudiabas?

- Mi problema cuando estudiaba era la alta exigencia por parte de mis padres. Querían que mínimo sacara notables y nada de suspender ni sacar un 6. Y yo, como hija que quería que mis padres estuvieran orgullosos de mi, hacía todos los esfuerzos posibles por no decepcionarlos. Sacrificaba mi salud mental a costa de ser una excelente estudiante. Lloraba, tenía ansiedad, lo pasaba muy mal, me agobiaba, no dormía por las noches, tenía crisis que nadie entendía, etc. Pero era una excelente alumna. Yo misma me exigía muchísimo y era muy dura conmigo misma también, por lo que acababa empeorando todavía más mi salud mental.

- ¿Es fácil y accesible realizar las terapias?

- No es fácil ni accesible recibir terapia. En España puedes ir a la Seguridad Social, que forma parte de la salud pública. Es difícil que se diagnostique a niños pequeños donde su autismo no coincide con lo más común en un niño autista. Si no es super evidente, y más si eres chica, cuesta ser diagnosticado. Los especialistas están acostumbrados al “autista de manual” de hace 20 años y algunos necesitan actualizarse.

Si eres autista adulto, muchos especialistas en la sanidad pública solo saben tratar a niños y otros simplifican la complejidad del espectro autista diciendo que si has llegado a adulto sin ser diagnosticado, o no eres autista o no necesitas diagnóstico, ya que eres un adulto funcional y no te hace falta. Ambas respuestas son demoledoras, a parte de erróneas. No tienen en cuenta que el hecho de haber sobrevivido hasta la edad adulta no implica que estas personas no necesiten ayuda ni tengan unas necesidades que no han sido cubiertas jamás y desconocen el contexto por el cual no fueron diagnosticados en su infancia.

Tampoco es que los especialistas de la sanidad privada sean la panacea, pero con la sanidad pública tienes que seguir unos protocolos hasta llegar a un especialista en autismo y pueden pasar meses y meses hasta conseguirlo. En la sanidad privada simplemente vas directamente al especialista que quieres y puedes visitar más de uno para tener una segunda y tercera opinión para poder contrastar la información. El proceso es más ágil y llegar a un posible diagnóstico es más rápido.

Además, hay asociaciones de autismo que cuentan con especialistas en el espectro autista que también pueden valorar y hacer un diagnóstico. Yo sigo pensando que obtener un diagnóstico es un privilegio porque en muchas ocasiones es algo por lo que tienes que pagar y no poco dinero. No todo el mundo se puede permitir pagar entre 300-500 euros por un diagnóstico que luego no sabes ni si va a dar positivo o no.

 

-¿Qué sientes al conectarte con tantas personas en las redes sociales y hablar de autismo?

- Siento una mezcla entre respeto e ilusión. Estoy muy contenta de poder llegar a tantas personas (lo sé, gente con 1M de seguidores dirá que lo mío no es nada. Pero ya me sigue más gente de la que llenarían varias ciudades pequeñas, jeje) y de que mi contenido les resulte útil y también les haga pasar un buen rato.

Me gusta mucho divulgar sobre autismo, pero también me gusta poner un poco de humor a las situaciones de mi día a día como persona autista. Hay algunos temas además, que no son exclusivos del autismo y muchas otras personas también se pueden sentir identificadas.

Por otro lado, siento muchísimo respeto ya que es una gran responsabilidad. Soy un referente para muchas personas y quiero hacer las cosas bien. A veces hago un vídeo y no puedo saber realmente el alcance o la repercusión que tendrá. El problema de las redes sociales como TikTok o Instagram es que tienes que condensar mucho tu explicación y es muy fácil caer en generalizaciones y en que se entiendan mal las cosas por falta de contexto. Sobre todo, lo sufro cuando se me viraliza algún video. La gente no se ha mirado mi canal, ni los anteriores videos relacionados con el video viral y entienden lo que quieren.

A veces eso me agobia un poco y me dan ganas de quitarme el canal, jaja. Pero me hace feliz cuando la gente me escribe y me dice que mi contenido les ayuda y les aporta en sus vidas. ¡Eso es lo más bonito de ser LaMichiAutista!.

 

@lamichiautista Nunca me cansaré de repetirlo... #autismo #asperger #soyautista #espectroautista #autismofemenino #saludmental #Lamichiautista #aprendeentiktok ♬ Ah ah ah - kriptozavr

 

-¿Crees que actualmente la juventud está preparada para la inclusión? (Cuando estudias, trabajas, o sales con amigos)

- Por un lado creo que estamos en una época estupenda para abrir la mente, explorar nuevas realidades sociales y ser más inclusivos, pero a la vez, ciertos comportamientos conservadores siguen arraigados en nuestra sociedad y sacan nuestra peor versión. Sigo viendo mucha homofóbia, racismo y machismo cuando deberíamos estar en un momento donde eso ya debería formar parte del pasado. Lo mismo pasa con la inclusión. Tenemos más acceso a la información y a la posibilidad de entender y saber más sobre como son y viven las personas, y en cambio, la gente acaba usando solo los típicos estereotipos y lo que se ha dicho toda la vida.

Hay quien dice que el autismo es una moda y por eso se diagnostican más que antes. No se paran a pensar que ahora hay más información, más estudios, más acceso al conocimiento sobre el espectro autista, menos miedo a llevar dicha etiqueta, entre otros. En vez de pensar hacia adelante, nos quedamos anclados en los pensamientos del pasado.

En vez de pensar hacia adelante, nos quedamos anclados en los pensamientos del pasado.

Continúa habiendo gente que cree que el autismo es solo cosa de hombres o que cuando pides la discapacidad te dan una paga y no trabajas nunca más. Cuando en realidad las pagas son para gente con un grado de discapacidad muy alto que tiene que cumplir unos requisitos muy específicos y, si llegan a cobrar algo, es una miseria.

En el trabajo la mayoría preferimos no decir que somos autistas porque esa etiqueta hace que te vean menos capaz, cuando quizás llevan años trabajando contigo sin ninguna queja. Hay amigos que se alejarán (y ya os digo, estos no eran amigos si se van por decirles que eres autista) y hay instituciones donde no te ayudarán aunque tengas derecho a facilidades por ser autista.

- ¿Qué le dirías a la juventud de hoy en día para ayudar a que exista más inclusión y respeto?

Para empezar, yo aconsejaría no apoyar el bullying. Hoy es otra persona,pero mañana podría ser cualquiera de vosotros. Jamás entenderé qué tiene de divertido ridiculizar a un compañero, menospreciarlo y dejarlo en evidencia.

Después lo que yo diría es que ser neurodivergente no quiere decir que no seas un ser humano como otro cualquiera, todos tenemos nuestras peculiaridades. Las personas autistas destacamos un poco más en algunas de ellas pero somos como los demás y tener un amigo algo más excéntrico o que piensa diferente, puede estar guay. te enriquecerá y aprenderás  cosas que no te hubieras imaginado.

Aprender a ver desde la perspectiva de otros hará de nuestra vida un lugar más interesante y divertido. Conmigo puedes terminar persiguiendo gatos y conversando con ellos, ¿Os parece eso aburrido? Yo juego a la Play, a la Switch, me encanta cantar, escuchar música, leer, dibujar, hacer el tonto. No me diferencio tanto de otras personas. Solo tengo respuestas y reacciones que la sociedad considera poco comunes y peculiares, pero no son más ni son menos, son diferentes a las de los neurotípicos.

- Un mensaje para incentivar a que las personas conozcan y hablen más sobre autismo

El autismo no es el niño pequeño no verbal que grita y llora o el hombre super inteligente que no entiende las bromas y no sabe relacionarse socialmente. El espectro autista engloba mucho más, todo un conjunto de personas que comparten características pero en diferente grado y nivel. Y no es exactamente igual durante toda su vida ya que puede ir fluctuando dependiendo de las experiencias y etapas vitales. La única manera de luchar contra la ignorancia es aprendiendo. Hay muchísimas personas autistas que cuentan sus experiencias y divulgan sobre el autismo. Cada uno aporta su matiz y modo de ver su experiencia. Si queremos que el mundo entienda qué es el autismo, es muy importante seguir hablando sobre ello. Y lo más importante: que sean las propias personas autistas las que den su voz en primera persona.

Cada 2 de abril se celebra el Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, en donde diversas organizaciones del mundo se reúnen para continuar dando mayor visibilidad al Trastorno del Espectro Autista. @mundiario

Michi Autista: “Ser neurodivergente no quiere decir que no seas un ser humano”
Comentarios