La Audiencia Nacional condena a Anboto, una exjefa de ETA a 122 años de cárcel

Sede de la Audiencia Nacional, en Madrid. / Archivo
Sede de la Audiencia Nacional, en Madrid. / Archivo

Se trata del primer juicio al que se enfrenta en España tras ser entregada por Francia en 2019, por pertenencia a organización terrorista.

La Audiencia Nacional condena a Anboto, una exjefa de ETA a 122 años de cárcel

Una de las dirigentes históricas de ETA, María Soledad Iparraguirre Guenechea, alias Anboto, ha sido condenada a 122 años de cárcel por ser la responsable de dar la orden y facilitar explosivos para perpetrar el atentado que acabó con la vida del comandante del Ejército de Tierra, Luciano Cortizo, que ocurrió en León el 22 de diciembre de 1995.

De acuerdo a El País, la sentencia se desglosa de la siguiente manera: 30 años por un delito de asesinato terrorista por la muerte del miembro de las Fuerzas Armadas, y cuatro penas de 20 años por asesinato terrorista frustrado por cada uno de los heridos que fueron víctimas del atentado, entre las que destaca la hija de Cortizo. Además se le impone 12 años de tenencia de explosivos y el pago por concepto de indemnizaciones que ascienden a 802.100 euros a la esposa y los hijos del comandante. 

Iparraguirre, que tiene pendientes otras 11 causas en la Audiencia Nacional entre ellas por presuntamente girar instrucciones para atenta con el Rey Juan Carlos I en la inauguración del Museo Guggenheim de Bilbao en 1997  también es recordada por leer el comunicado del 3 de mayo de 2018, junto con José Antonio Urrutikoetxea (alias Josu Ternera) con el que la banda terrorista anunció públicamente su disolución definitiva.

Según se pudo conocer a través del rotativo, uno de los elementos que comprobaron la implicación de Anboto en el atentado, fue una "carta remitida por ella al autor del atentado, y que fue intervenida por la Policía en el piso de Pasajes (Gipuzkoa) donde este residía, en la que la entonces dirigente de los comandos legales le daba instrucciones para colocar la bomba lapa dentro del vehículo, y no en los bajos del mismo, para evitar que, como había ocurrido en un atentado anterior, la víctima sobreviviera".

Asimismo se supo, que otros miembros de ETA condenados identificaron a la mujer como la máxima responsable durante aquella época  de los comandos legales de la organización. En todo momento Anboto negó su implicación en el atentado y siempre alegó que fue señalada porque fue un rostro visible de la organización, porque fue  la portavoz del colectivo de los presos de la banda (EPPK en sus siglas en euskera) tras ser detenida en Francia en 2004.

El asesinato de Cortizo fue ejecutado por uno de los miembros de ETA por Sergio Polo Escobés, que fue condenado en 2018 a 110 años de prisión. El mismo hombre también fue el responsable del atentado contra el capitán de Infantería del Ejército, Juan José Aliste que ocurrió el 10 de noviembre de 1995 y por el cual en 2015 fue sentenciado a 100 años tras las rejas. @mundiario

La Audiencia Nacional condena a Anboto, una exjefa de ETA a 122 años de cárcel
Comentarios