Una jueza de Oviedo considera por primera vez a un perro como “ser sintiente”

Una mujer peina a un perro. / Freepik.
Una mujer peina a un perro. / Freepik.

Por primera vez un juzgado se ha apoyado en la nueva Ley de Bienestar Animal, para impedir que un perro sea alejado de su cuidadora, y devuelto al hombre que lo desatendió.

Una jueza de Oviedo considera por primera vez a un perro como “ser sintiente”

Un juzgado de Oviedo ha declarado un auto de ejecución que es considerado “pionero”, al fundamentarse por primera vez en la nueva ley que considera a los animales “seres sintientes” ante la Justicia, y no bienes o cosas, después de la entrada en vigor de la Ley 7/2021, de 15 de diciembre por la que se modifica el Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil.

El Juzgado de Primera Instancia número 11 de Oviedo se ha apoyado en el artículo 333 bis del Código Civil, para resolver la situación provisional de un perro, que ha sido solicitado por el antiguo dueño a quien fue su cuidadora los últimos tres años, permitiendo que ella se quede con el animal hasta que se dé una sentencia firme.

Esta decisión ocurre “en tanto no se decide definitivamente la titularidad dominical del animal por medio de sentencia firme, el bienestar del animal aconseja no establecer cambios en su situación actual; cambios que podrían no ser definitivos y que podrían generar un sufrimiento innecesario al animal que se vería separado de forma brusca de quien ha sido su cuidadora, al menos, durante los últimos tres años”, indicó la titular del juzgado. 

Tres años bajo su cuidado

El auto se ha ejecutado en una demanda civil entre dos amigos. El hombre y dueño original del perro, se fue a vivir al extranjero dejando a su mascota bajo la tutela de su amiga, quien durante los últimos tres años “ha cuidado de él con la máxima diligencia posible, alimentándolo y dándole los cuidados que necesitaba”, según señala el auto.

Dos años más tarde, el hombre regresó a España y le pidió a su amiga que le devolviera el perro. Ante la rotunda negativa de la cuidadora, él decidió resolver por la vía penal. Pero la magistrada ha considerado los alegatos de la defensa, que argumentan que el hombre “perdió el interés” del perro, dejando de lado sus necesidades básicas, cesando el envío del dinero que le daba a su amiga para cubrir sus gastos a los pocos meses de haberse ido del país.

La defensa también ha declarado que el animal ha formado un vínculo cercano con su cuidadora en los últimos años, y que fue ella quien soportó todos sus gastos veterinarios y su mantenimiento.

Una solución judicial

El demandante ha acudido primero a una resolución por lo penal, acusando a la cuidadora de apropiación indebida, pero perdió el caso, al juez considerar que la demandada atendió al animal en medio del descuido de su dueño.

Por este revés judicial, decidió entonces reclamar una acción reivindicatoria por la vía civil para recuperar a su mascota. Allí el juez le dio la razón al hombre a finales del año pasado, pero la sentencia no es firme y ya está siendo recurrida por la defensa ante la Audiencia Provincial.

Debido a esto, la parte solicitante de la demanda pidió un auto de ejecución provisional, para que la sentencia de devolución del animal fuera ejecutada mientras se resuelve el recurso en la Audiencia Provincial. Pero la jueza encargada de este proceso ha fallado a favor de la cuidadora, permitiendo que el perro permanezca con ella hasta que se resuelva la titularidad de la mascota. @mundiario

Una jueza de Oviedo considera por primera vez a un perro como “ser sintiente”
Comentarios