La jueza deja en libertad a los detenidos por la violación grupal de Burjassot

Policía Nacional. / Pixabay
Policía Nacional. / Pixabay

La magistrada ignoró la petición de internamiento por considerarla una medida “muy gravosa”, para los cinco menores acusados de violar a dos niñas de 12 y 13 años.

La jueza deja en libertad a los detenidos por la violación grupal de Burjassot

En un giro de los acontecimientos, la jueza que instruye la causa por dos presuntas violaciones en Burjassot, una individual y otra en manada contra dos niñas de 12 y 13 años, deja en libertad vigilada a los cinco sospechosos detenidos, también menores, por considerar que las medidas de internamiento solicitadas por la Fiscalía son “muy gravosas”.

Los cinco menores detenidos, tres de 16 años, uno de 15 y otro de 17, quedaron bajo libertad vigilada con órdenes de alejamiento de 200 metros y medidas de prohibición de comunicación con sus víctimas. Esto cuando a los letrados de las familias de las víctimas se les había informado verbalmente, horas antes, que cuatro de los cinco menores terminarían siendo internados en un centro de régimen cerrado, y que el otro sí quedaría en libertad vigilada, como había solicitado previamente la Fiscalía de Menores.

Aunque reconoce que existen “factores de riesgo”, la jueza considera que “no es el momento procesal para adoptar una medida cautelar tan gravosa” como su ingreso a los centros. La titular del Juzgado de Menores número dos de València hizo caso omiso a las medidas provisionales solicitadas por el fiscal, poniendo a los menores en libertad hasta que se celebre el juicio por agresión sexual en contra de las víctimas, según vaya avanzando cada expediente.

Inicialmente sólo iba a quedar en libertad uno de los menores de 16 años, que presuntamente habría mantenido relaciones con la víctima del caso de la agresión individual. El joven alegó haber tenido relaciones consensuadas, y que al terminar se marchó de la casa abandonada donde tuvieron lugar los hechos, por lo que se ha apoyado en el testimonio de la otra víctima, asegurando no haber estado presente durante la presunta violación grupal.

La controvertida justificación de la jueza

A pesar de que en los autos de libertad la magistrada no cuestiona abiertamente la credibilidad de las víctimas, sí ha señalado que existen unas supuestas “contradicciones aparentes” o “mensajes de WhatsApp” de las menores agredidas que deberá analizar en una etapa más avanzada del proceso.

Aunque la jueza asegura apreciar indicios de los delitos cometidos, la magistrada valora la condición social y educativa de los sospechosos, a los que califica de “ociosos” y bajo un “estilo educativo familiar laxo y permisivo”, con “baja interiorización de las normas”, una justificación cuestionada por varios medios de comunicación, al entender que ninguna de estas razones exime de responsabilidad o excusa de las medidas provisionales, según la ley.

El detenido de 17 años aseguró que no tuvo relaciones sin consentimiento o por la fuerza con ninguna de las dos víctimas. Los otros tres menores alegaron que no se encontraban en esa casa en la tarde del lunes cuando presuntamente tuvieron lugar las agresiones sexuales, aunque fuentes policiales reconocieron haber estado trabajando en desmentir esa coartada ante la falta de pruebas que la acrediten.

Los autos tampoco hacen alusión a los exámenes médico forenses a los que fueron sometidas las dos niñas, durante la noche del lunes tras las agresiones, que certificaron los signos de violencia compatibles con las violaciones de las dos menores. Por otro lado, la Policía Nacional continúa la búsqueda de un sexto menor que habría estado en el sitio del suceso, pero que al ocurrir la presunta violación grupal se habría puesto nervioso y huido, por lo que se desconoce su participación en el caso.

Ambas partes presentan vídeos

Estas investigaciones son trabajadas también en las redes sociales dado que las víctimas quedaron con sus presuntos agresores, a quienes no conocían, por la plataforma Instagram. Según reportó el diario que ha avanzado la mayor parte del caso, Levante-EMV, fuentes del entorno de uno de los letrados de uno de los acusados, señalan que el abogado habría presentado a último minuto un material audiovisual de una de las víctimas, que fue “la clave” para el cambio de postura de la jueza.

Fuentes consultadas por el diario aseguran que la jueza no habría visto el contenido del vídeo íntimo de una de las dos jóvenes, que es ajeno al caso, sino que dos de las funcionarias del Juzgado lo hicieron y le trasladaron el contenido. Medios señalan que la jueza le habría recriminado al abogado la presentación informal del material, e instó a que lo presentara como una prueba formal si consideraba su pertinencia al caso. El letrado no reveló cómo obtuvo el vídeo o si alguno de los acusados lo tenía, pero las fuentes reportadas por Levante-EMV señalan que buscaba desvirtuar la imagen de una de las víctimas.

En todo caso, la Policía presentó igualmente un material audiovisual, grabado a escondidas por la menor que presuntamente fue violada individualmente, en el que se apreciaría cómo la joven agredida pega un grito desgarrador después de que fue abordada en la casa ruinosa. @mundiario

La jueza deja en libertad a los detenidos por la violación grupal de Burjassot