Buscar

MUNDIARIO

El joven negro tiroteado en Wisconsin admitió haber portado un cuchillo

Los incidentes raciales en EE UU siguen arrastrando una serie de daños colaterales. Mientras se confirma que Blake podría quedar paralizado de por vida, también es detenido un joven blanco de 17 años que portaba un rifle y asesinó a dos de los manifestantes de Kenosha.
El joven negro tiroteado en Wisconsin admitió haber portado un cuchillo
Jacob Blake. / RR SS.
Jacob Blake. / RR SS.

Las investigaciones en Kehosha, Wisconsin, continúan su curso luego de que un policía blanco disparara por la espalda a Jacob Blake, de 29 años, un afroamericano. Esto desató una nueva ola de indignación con protestantes violentos enfrentados a un grupo de milicianos armados que han dejado como resultado a dos muertos.

Blake sigue hospitalizado, en estado grave y algunos miembros de su familia han afirmado que podría quedarse paralizado de la cintura para abajo. Blake recibió siete disparos de parte de un policía blanco cuando intentaba subirse a su coche, o al menos eso se cree.

Esto no solo ha ocasionado protestas contra el racismo en Wisconsin, otros Estados del país se han sumado en masa ante la indignación. Aunque a diferencia del caso de George Floyd, hace tres meses, las autoridades han sido mucho más rápidas en atajar el asunto.


Quizá también te interese:

Dos personas mueren durante las protestas contra el racismo en Wisconsin


 

El fiscal general del Estado, Josh Kaul, ha sido abierto al respecto ofreciendo información que no perturbe la investigación que está actualmente en curso. Recientemente confirmó que en el lugar se encontró un cuchillo, arma con la cual Blake habría amenazado a los policías. Además, confirmó que ya el propio Blake admitió "que tenía un cuchillo en su poder" cuando ocurrió la confrontación con los uniformados.

Kaul evitó describir el cuchillo y tampoco quiso confirmar si fue la razón por la que el agente, identificado como Rusten Sheskey, disparó contra Blake. La policía acudió al lugar luego de haber recibido una llamada de una mujer que afirmó que su novio "estaba presente y no debía estar en el lugar". La llamada fue de Laquisha Booker, prometida de Blake y madre de sus tres hijos.

Los agentes intentaron detener a Blake pero al no poder inmovilizarlo, utilizaron una pistola taser, momento en el que Blake se acercó al coche y se agachó en la puerta del conductor. Entonces uno de los agentes disparó siete veces. No existen imágenes del momento más allá de un vídeo grabado por uno de los testigos de forma lejana, mientras que los únicos testigos presentes y cercanos fueron los tres hijos de Blake de 3, 5 y 8 años, que estaban en el interior del vehículo en el momento de los hechos.

Otra de las informaciones que causa indignación y pone sobre los focos el uso de las armas en EE UU nuevamente, ha sido la detención de un joven de 17 años identificado como Kyle Rittenhouse, causante de la muerte de dos personas durante las protestas. Este joven procedente de Antioquía, Illinois, formaría parte de las milicias armadas que recorrían la ciudad intentando contener a los protestantes violentos, "decidió ser un justiciero y tomar la ley en sus propias manos y matar a manifestantes inocentes", dijo el fiscal. @mundiario