Buscar

MUNDIARIO

Un joven ejerció como falso médico en Barcelona aprovechando la crisis sanitaria

Los Mossos d’Esquadra detuvieron el joven, de 21 años, luego de que firmara una defunción pese a no estar calificado para tal cosa. Pese a haber laborado pocas horas en el centro, también logró recetar dos médicamentos que por ahora se desconoce si llegaron a ser administrados.
Un joven ejerció como falso médico en Barcelona aprovechando la crisis sanitaria
Médico. / Pixabay.
Médico. / Pixabay.

Firma

Valeria M. Rivera Rosas

Valeria M. Rivera Rosas

La autora, VALERIA M. RIVERA ROSAS, escribe en MUNDIARIO, donde fue coordinadora general. Es licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo Impreso. Graduada de la Universidad Privada Dr. Rafael Belloso Chacín de Venezuela. @mundiario

Un joven, de 21 años, ha sido detenido por los Mossos d’Esquadra luego de haber ejercido como médico en el Hospital Sant Joan de Déu de Martorell, Barcelona, pese a no tener licencia para tal cosa. J.G.O. como ha sido identificado el hombre, es un vecino de Terrassa, que se aprovechó de la crisis sanitaria causada por el coronavirus para hacerse pasar por un sanitario.

Los hechos ocurrieron en abril, cuando J.G.O. se presentó en el Martorell para ofrecer sus servicios en medio de la urgencia sanitaria desatada por la gran cantidad de infectados con la Covid-19, donde se incluyen una gran cantidad de personal médico.

Manuel Álvarez, director del Martorell, explicó a Efe que “todo el mundo buscaba médicos” en esos momentos difíciles. Entonces, el joven se apersonó con una identidad falsa que le acreditaba como médico y aparentando 10 años más. Según la documentación aportada, J.G.O. aseguraba que había nacido en 1989 y tenía 31 años, incluso presentó nóminas de otros centros sanitarios de Madrid en los que supuestamente había trabajado.


Quizá también te interese:

Un niño de 10 años fallece en Aragón por coronavirus


Así, el joven de 21 años logró burlar al departamento de recuersos humanos del hospital. El 6 de abril se incorporó al centro hospitalario. Primero empezó realizando 8 horas de formación, y pronto, gracias a la necesidad de facultativos, pasó a realizar una guardia de 12 horas en urgencias. “Nunca estuvo solo, formaba parte de un equipo multidisciplinar en Urgencias y nunca tuvo una actuación clínica que afectase a ningún paciente”, señaló Álvarez, que sin embargo recordó que el joven llegó a prescribir dos medicamentos que se desconoce si llegaron a ser administrados.

Pero lo más grave de la estancia de este joven en el recinto fue que llegó a firmar la certificación de la muerte de un paciente, José, de 79 años, mientras estuvo en el servicio de emergencia del hospital. El engaño se descubrió el 7 de abril, cuando encontraron anomalías en la documentación que J.G.O. aportó. Recursos humanos le llamó a su domicilio en Terrasa y el joven colgó cuando se enteró de que sospechaban de él. Luego sería detenido al día siguiente, 8 de abril, cuando pasaba consulta en una clinica privada. 

Al registrar su domicilio , la policía encontró material de cuerpos sanitarios y de emergencias, unos utensilios que generalmente usan bomberos, personal de protección civil, de la Cruz Roja, del SAMUR y del Servicio de Emergencias Médicas (SEM). Por su parte, el hospital sigue revisando todos los actos del joven en las pocas horas que sirvió como médico, mientras J.G.O. ha sido apresando en Can Brians acusado, de momento, de delitos de falsificación de documento público e intrusismo profesional.

“No tuvo ninguna actuación clínica sobre ningún enfermo, sólo le llamaron para que firmase la certificación de defunción de un paciente”, dijo Álvarez, que también lamentó que esto haya afectado a los familiares del hombre que ahora han emprendido acciones legales contra el Hospital Martorell. El director ha atribuido la contratación del joven a “la urgencia de los procesos de cambios de organización que tuvimos que acometer”. @mundiario