Buscar

MUNDIARIO

En Italia funciona el único parque de diversiones sin electricidad del mundo

Las atracciones del complejo fueron construidas a mano y no necesitan ningún tipo de energía artificial para funcionar. 

En Italia funciona el único parque de diversiones sin electricidad del mundo
Luna Park Ai Pioppi, único parque de diversiones sin electricidad del mundo. Travel Like a Local
Luna Park Ai Pioppi, único parque de diversiones sin electricidad del mundo. Travel Like a Local

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Normalmente al pensar en un parque de diversiones lo primero que nos llega a la mente son los de Disney, con sus maravillas y excentricidades, pero la realidad es lejos del mágico mundo también hay diversión. Sin tanto lujo o glamour, discreto, pero sobre todo natural, en Italia ha sido construido el primer parque de diversiones sin electricidad del mundo.

El Luna Park Ai Pioppi, está ubicado en el pequeño pueblo Nervesa de lla Battaglia, en la provincia de Treviso, al norte de Italia y funciona con el esfuerzo físico y la gravedad, por lo que no depende de ningún tipo de corriente eléctrica. El parque se encuentra escondido entre los árboles del Bosco del Montello y cuenta con un total de 45 atracciones que pueden presumir la característica de ser ecosostenibles. Las opciones son variadas para niños y adultos o para los amantes de la adrenalina. Por ejemplo, existe un potente giro de la muerte, que dando vueltas completas dentro de una jaula de protección, es ideal para los más arriesgados.

El responsable de este ingenioso complejo es el italiano Bruno Ferrin, quien con ayuda de su nieto fabricó el singular parque, una idea que según ha confesado “nació de la nada” hace unos 40 años. “Una rama cae, un pájaro vuela, una roca rueda. Y me dije a mí mismo: quizás puedo usar este movimiento. Así es como nacieron mis ideas; no puedo explicar cómo, simplemente me llegan”, comentó Ferrin en un documental realizado por fabrica.it, en el que además destaca la forma en que se ha enamorado de la obra de arte que construido con gran esfuerzo. “Cuando acabo una atracción y sé que funciona, por la noche cuando estoy solo me siento frente a ella y la contemplo”, confiesa el veterano constructor.

Otro dato curioso sobre el Luna Park Ai Pioppi es que la entrada al incomparable parque es gratuita, siempre y cuando se visite previamente el restaurante del propietario, el Osteria Ai Pioppi

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.