Islas Sisargas, donde la violencia de un mar de tormentas azota sus costas

Illas Sisargas. / Juan Cedrón
Illas Sisargas. / Juan Cedrón

Alrededor de las Sisargas hay documentados una veintena de naufragios, entre los que destacan el Magnánimo en 1794, el Priam en 1889 y el del pesquero O Bahía en 2004.

Islas Sisargas, donde la violencia de un mar de tormentas azota sus costas

Alrededor de las Sisargas hay documentados una veintena de naufragios, entre los que destacan el Magnánimo en 1794, el Priam en 1889 y el del pesquero O Bahía en 2004.

 

Las Islas Sisargas, Sisarga Grande, Malante, Sisarga Chica y varios islotes, forman un archipiélago actualmente deshabitado de menos de un kilómetro cuadrado de superficie en plena Costa da Morte, a una milla del Cabo San Adrián, en el municipio de Malpica de Bergantiños, en la provincia de A Coruña. Cuando digo deshabitadas me refiero a humanos porque para las aves son un paraíso y reducto de colonias de algunas especies en peligro de extinción. Los percebes también se encuentran cómodos en sus abruptas costas.

En la Sisarga Grande se construyó un faro en 1853 que era atendido por cuatro fareros que vivían allí con sus familias, las cuales cultivaban la tierra y criaban animales para su sustento. El faro actual data de 1915 y está automatizado, aunque hasta hace pocos años era atendido por fareros que se desplazaban a su lugar de trabajo para cumplir turnos de unas dos semanas, dependiendo de que el relevo no estuviese condicionado por algún temporal.

Aunque todo el mundo las considera un parque natural, formalmente todavía son de propiedad privada siendo sus propietarios los herederos del conde Altamira, un terrateniente de esos cuya familia se vino a menos y cayó en quiebra financiera en el siglo XIX. Las autoridades pretenden convertirlas en un espacio natural protegido, pero para ello se necesita que su titularidad sea pública. La Xunta de Galicia negocia su transferencia para incluirlas en el Parque Nacional das Illas Atlánticas.

Islas Sisargas, donde la violencia de un mar de tormentas azota sus costas
Comentarios