La Isla Decepción no es nada más que la cima de un gran cráter volcánico

Estación española en Isla Decepción. / Hans-Joachim Elbers
Estación española en Isla Decepción. / Hans-Joachim Elbers

Sobre su nombre existe una leyenda que básicamente habla del sentimiento provocado por la creencia de que en ella existían fabulosos tesoros de piratas y bucaneros que no aparecieron nunca.

La Isla Decepción no es nada más que la cima de un gran cráter volcánico

Sobre su nombre existe una leyenda que básicamente habla del sentimiento provocado por la creencia de que en ella existían fabulosos tesoros de piratas y bucaneros que no aparecieron nunca.

Decepción es una de las islas más increíbles del planeta. Se sitúa en las Islas Shetland del Sur, cerca de la Península Antártica. En realidad es un volcán activo, con laderas estériles, playas humeantes y glaciares de ceniza en capas. Tiene forma de herradura por ser una gran caldera volcánica inundada que se abre al mar a través de un estrecho canal llamado Fuelles de Neptuno, por lo que conforma un puerto natural abrigado, Puerto Foster. Es uno de los pocos lugares en el mundo donde se pueden navegar directamente en el centro de un volcán.

Otrora fue un importante centro fabril de la industria ballenera, pero su actividad actual se centra en la ciencia y el turismo. Argentina con la Base Decepción y España con la Estación Gabriel de Castilla mantienen operativas estas estaciones científicas en la isla durante el verano austral, cuyo cometido se centra principalmente en el monitoreo volcánico y estudios bentónicos marinos.

En cuanto al turismo Isla Decepción es uno de los sitios más visitados en la Antártida. A los visitantes se les ofrece la oportunidad de aprender sobre volcanes y actividad geotérmica, conocer cómo era la industria ballenera allí establecida de la que las calderas de hierro gigantes y los tanques de los balleneros abandonados y oxidados aún siguen en pie, tomar un baño de aguas termales naturales en bañador observando un paisaje marciano cubierto de nieve y contemplar pingüinos de barbijo que deambulan por todas partes puesto que este es el hogar de una de las mayores colonias de barbijo en el mundo.

La Isla Decepción no es nada más que la cima de un gran cráter volcánico
Comentarios