Buscar

MUNDIARIO

Investigan indicios de los cambios cerebrales en la depresión

Usando proteínas sensibles a la luz, los investigadores estudian la respuesta de memoria de recompensa del cerebro.

Investigan indicios de los cambios cerebrales en la depresión
Investigan indicios de los cambios cerebrales en la depresión. / The Daily Beast.
Investigan indicios de los cambios cerebrales en la depresión. / The Daily Beast.

Sara Rada

Periodista.

En una nueva investigación preclínica, los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM), dirigida por Scott Thompson, profesor de Fisiología, han identificado cambios en la actividad cerebral relacionados con el sistema de placer y recompensa.

La investigación, publicada en la revista Nature, proporciona información sobre cómo el cerebro procesa las recompensas y mejora nuestra comprensión de la adicción y la depresión. La investigación, realizada por Tara LeGates, investigadora asociada en el Departamento de Fisiología, descubrió que la fuerza de las señales entre dos regiones del cerebro, el hipocampo y el núcleo accumbens, es fundamental para procesar información relacionada con un estímulo gratificante, como su ubicación.

"Se sabe que estas dos partes del cerebro son importantes para procesar experiencias gratificantes. [...] La comunicación entre estas regiones es más fuerte en cuanto a la adicción, aunque los mecanismos subyacentes a esto eran desconocidos. También sospechamos que cambios opuestos en la fuerza de esta comunicación se produciría en la depresión. Un debilitamiento de sus conexiones podría explicar el defecto en el procesamiento de la recompensa que causa el síntoma de anhedonia en pacientes deprimidos”, dijo el Dr. Thompson.

Anhedonia es la incapacidad de disfrutar normalmente de experiencias placenteras, como la comida, estar con amigos o familiares y el sexo.

Esta investigación descubrió un circuito clave en el cerebro de ratones que es importante para los comportamientos dirigidos a un objetivo y muestra que la fuerza de las señales en este circuito es variable, un proceso denominado plasticidad. Los circuitos de recompensa y los componentes moleculares que subyacen a su plasticidad, representan nuevos objetivos para el desarrollo de tratamientos para trastornos como la adicción y la depresión.

Uso de proteínas sensibles a la luz

Para activar o inhibir esta conexión, los investigadores utilizaron proteínas especiales sensibles a la luz introducidas en neuronas específicas en el cerebro de los ratones. En ratones con la proteína sensible a la luz que estimulaba las neuronas, solo cuatro segundos de exposición a la luz, no solo activaron esta vía del hipocampo al núcleo accumbens mientras la luz estaba encendida, sino que también reforzaron la fuerza de las señales a lo largo de esta vía, creando un efecto artificial de memoria de recompensa.

Un día después, los ratones regresaron al lugar donde se creó la memoria artificial, a pesar de que nunca experimentaron una recompensa real allí. Luego, los investigadores usaron la luz para silenciar la misma ruta en ratones con la proteína sensible a la luz que inhibía las neuronas, y encontraron que esta ruta es necesaria para asociar una recompensa con su ubicación. Los ratones ya no mostraron una preferencia por el lugar donde habían interactuado con otro ratón.

Los investigadores también examinaron este circuito en ratones deprimidos. Esta vía no podría mejorarse utilizando la proteína estimulante sensible a la luz. Después de recibir medicamentos antidepresivos, los investigadores podrían mejorar esta vía utilizando la proteína sensible a la luz y crear recuerdos artificiales de recompensa en los ratones.

Este trabajo fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud, la Fundación Whitehall y la Fundación de Investigación sobre el Cerebro y el Comportamiento (Beca de Investigadores Jóvenes de NARSAD).  @mundiario