Buscar

MUNDIARIO

Una investigación revela que el Gobierno chino permitió la propagación del coronavirus

Un estudio de la Universidad de Southampton sugiere que el número de casos de la COVID-19 pudo haberse reducido en un 86% si Pekín tomaba medidas inmediatas. Al respecto, EE UU advirtió al G7 que el gigante de Asia ocultó información del virus. 
Una investigación revela que el Gobierno chino permitió la propagación del coronavirus
La COVID- 19 o coronavirus.
La COVID- 19 o coronavirus.

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

¿La propagación de la COVID-19 o coronavirus se pudo haber evitado? La respuesta parece que sí. Una investigación de la Universidad de Southampton ha revelado que China permitió que la enfermedad, desatada en la ciudad de Wuhan, se convirtiera en una pandemia global. 

El pasado 13 de febrero, los investigadores llegaron a la conclusión de que la proliferación de casos de la COVID-19 se pudo haber evitado en un 86% por el Gobierno si las medidas inmediatas, establecidas el 20 de enero, se hubiesen dado dos semanas antes. 

La organización Reporteros Sin Fronteras también brindó detalles de la presunta negligencia de Pekín para que el coronavirus se expanda. Así mencionó que la censura impuesta por las autoridades del régimen chino, los medios locales hubieran podido informar a la ciudadanía. 

Un caso especifico es el siguiente: Beijing obligó a la red social WeChat -el WhatsApp chino controlado por el régimen- a suprimir palabras claves que aludían al brote de la gripe en momentos en que el gobierno informaba a la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre la aparición de una neumonía de origen desconocido.

“Si las autoridades no hubieran ocultado a los medios la existencia de un brote epidémico vinculado con un mercado muy popular, el público habría dejado de visitar este lugar mucho antes de su cierre oficial, el 1 de enero”, señala RSF.

La censura fue tal que incluso tuvo como primeras víctimas a los médicos y enfermeros chinos que quisieron alertar a la población y a los responsables del sistema sanitario del régimen sobre un nuevo virus similar al SARS que aniquilaba de neumonía a las personas.

Como sea, Estados Unidos  también acusó a China de ocultar información sobre la COVID-19. El secretario de Estado norteamericano, Mike Pompeo, lo manifestó en una reunión sostenida con Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón y el Reino Unido, que están reunidos en el G7.

“El Partido Comunista de China está negando al resto del planeta los datos necesarios para prevenir nuevos casos y para que no vuelva a ocurrir”, dijo Pompeo. “Debe de haber transparencia por parte de todo el mundo, incluido el Partido Comunista Chino. Esto es un desafío porque todavía necesitamos buena información por su parte sobre lo que está pasando de verdad”, agregó.

“Hubo mucha discusión sobre la intencionada campaña de desinformación que ustedes han visto en las redes sociales, en declaraciones de miembros del Partido Comunistas Chino”, zanjó Pompeo. @RodrigoCT_94