Buscar

MUNDIARIO

Un estudio cuestiona a España por haber precipitado la desescalada sin estar preparada

Los especialistas que han estudiado el desconfinamiento de ambos países, consideran que las autoridades británicas y españolas no han conseguido establecer un “sistema efectivo de búsqueda, testeo, rastreo, aislamiento y apoyo antes de aliviar las restricciones”. 
 
Un estudio cuestiona a España por haber precipitado la desescalada sin estar preparada
Personas con mascarilla. / Mundiario
Personas con mascarilla. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

El apresuramiento de la desescalada estaría pasando factura a España y deja en evidencia la falta de medidas cuando se tomó la decisión, quedando al desnudo ahora con la segunda oleada de la pandemia. Un equipo de expertos publica en ‘The Lancet’ un análisis del desconfinamiento de varios países en el que destacan problemas en el seguimiento de los contagios y falta de criterios claros para tomar medidas.

España ha sido criticada por adelantar su desescalada el pasado 21 de junio sin tener un escenario favorable que mermará los eventuales rebrotes y una segunda oleada, lo cual ha permitido ubicarla por ahora, como el país con mayor número de contagios.


Quizá te pueda interesar

Sanidad advierte de que "vienen semanas duras en Madrid"


La UE urge a reaccionar y a endurecer las medidas contra la pandemia


Desde el 3 de abril, la Organización Mundial de la Salud alertaba a los países de que no apretaran el paso para volver a la normalidad, tomando en consideración que una eventual segunda oleada podría golpear con mayor fuerza los sistemas económicos y al mismo tiempo propagar aún más la pandemia, como de hecho esta sucediendo cinco meses después.

 Ahora bien, el reciente estudio, publicado esta semana, destaca que lo advertido se está cumpliendo, tras evaluar la desescalada en nueve países ricos de Asia y Europa. En la comparación tomaron en cuenta diversos factores; y dos de esos países han mostrado mayores dificultades para completar con éxito la tarea: Reino Unido y España.

Los especialistas que han estudiado el desconfinamiento de ambos países, consideran que las autoridades británicas y españolas no han conseguido establecer un “sistema efectivo de búsqueda, testeo, rastreo, aislamiento y apoyo antes de aliviar las restricciones”. Y es la razón, que explicaría los problemas que enfrenta ahora España, pero no es el único que señalan estos especialistas, tras estudiar su evolución junto a la de Alemania, Noruega, Hong Kong, Japón, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Singapur.

Por otra parte, identifican cinco áreas clave que se deben tener en cuenta al reducir las restricciones: conocimiento de los niveles reales de infección, participación de la ciudadanía, capacidad del sistema para seguir los contagios, capacidad del sistema sanitario y medidas de control fronterizo. Y precisamente en cuatro de estos parámetros España no sale bien parada al comparar sus medidas con las de estos otros países ricos.  “No se ha establecido un umbral específico de ningún indicador. El gobierno ha declarado que cada región de España puede relajar las restricciones a un ritmo diferente”. Uno de los autores de este estudio, el epidemiólogo Alberto García-Basteiro (ISGlobal), criticaba en una que “los ciudadanos muchas veces no entienden por qué en su barrio sí se toman medidas y en el vecino no”, como se ha visto estos días en Madrid.

Asimismo, en cuanto a la capacidad de seguir los contagios, España tampoco alcanza el mínimo que se debería esperar para iniciar la desescalada, como le sucede a Reino Unido. “España ha experimentado una disminución de la fuerza laboral sanitaria desde el inicio del brote debido a las altas tasas de infección entre los trabajadores de primera línea. En abril de 2020, 15.000 trabajadores de la salud estaban enfermos o autoconfinados, lo que representa el 14% de los casos confirmados en el país”, señala el trabajo.

Igualmente, España solo contaba con 10 camas de cuidados intensivos por cada 100.000 habitantes, frente a las 34 de Alemania. En concreto, todas estas carencias han provocado que España ofrezca, junto a Alemania, “un recordatorio del enorme potencial de resurgimiento si no se implementan salvaguardias integrales”. @mundiario