Buscar

MUNDIARIO

Una invasión de sapos venenosos gigantes dispara las alarmas en EE UU

La piel de esta especie posee un veneno con una sustancia lechosa capaz de matar pequeños animales en apenas 15 minutos.
Una invasión de sapos venenosos gigantes dispara las alarmas en EE UU
Sapo. / Pexels.
Sapo. / Pexels.

Ibed Méndez

Periodista.

Luego del terror sembrado por los avispones gigantes asiáticos, a la sombra del coronavirus y cuando pensamos que el 2020 no se podía poner peor, Estados Unidos enfrenta una nueva plaga: una invasión de sapos venenosos gigantes que matar pequeños animales en apenas 15 minutos.

De acuerdo con el Miami Herald, las lluvias torrenciales en el sur de Florida han provocado que decenas de sapos de caña (Rhinella marina) tomen las calles de la ciudad y dispare las alertas en el estado.

Esta especie suele medir entre 10 - 15 centímetros, aunque los expertos señalan que algunos incluso pueden alcanzar hasta los 23. Otras características propias de los anfibios es que poseen glándulas triangulares en su cabeza, viven en lugares húmedos, se reproduce en grandes cantidades y, lo más preocupante: su piel posee un veneno con una sustancia lechosa capaz de matar pequeños animales en apenas 15 minutos.


Quizás también te interese: 

El 41% de los insectos del mundo están en peligro de extinción


 

En ese sentido, los expertos han adelantado que la situación es compleja, especialmente porque la temporada de lluvias en Florida ha creado un ambiente idóneo para los sapos de caña.

"Mientras haya agua para reproducirse, los sapos de caña prosperarán. Estarán en la superficie de la tierra, alimentándose y reproduciéndose. Probablemente la gente los vea ahora de una manera más frecuente que antes", ha explicado el profesor asociado de la Universidad de Florida, William Kern.

Los científicos destacan que, aunque difícilmente el ser humano pueda resultar infectado por las toxinas que segrega este animal, existe una amenaza que no se puede pasar por alto: la invasión de sapos gigantes compromete toda la cadena trófica del ecosistema. @mundiario