De cómo la inteligencia artificial podría ayudar a frenar los abusos en las guarderías

Abuso infantil. / RR SS
Abuso infantil. / RR SS

Un grupo de investigadores chinos ha desarrollado un sistema que permite controlar en tiempo real las acciones de los maestros contra los niños.

De cómo la inteligencia artificial podría ayudar a frenar los abusos en las guarderías

Hace unos días un escándalo por abuso infantil sacudió Pekín. Decenas de padres de la reconocida guardería RYB, ubicada en la capital de China, denunciaron haber encontrado marcas de agujas en el cuerpo de sus hijos y revelaron que, presuntamente, a los pequeños se les habían estado dispensando unas pastillas blancas desconocidas.

La denuncia encendió todas las alertas de las autoridades y llevo el nombre del jardín de infancia a las portadas de los medios locales. Pero más allá de ello, dio pie a una poderosa apuesta que ahora pretende hacer frente a este espantoso fenómeno: combatir los abusos en las guarderías de la mano de la inteligencia artificial (IA).

 

En ese sentido, un grupo de investigadores asiáticos ha puesto en marcha un proyecto capaz de controlar en tiempo real posibles abusos a niños en los centros de cuidado infantil. Según han explicado los responsables, el sistema funciona con un algoritmo que puede captar una transmisión de vídeo en tiempo real para detectar posibles movimientos anormales tanto en los profesores como en los niños, tal como reseña la agencia oficial española Efe.

Asimismo, los científicos han detallado que una vez que la herramienta de IA capta un comportamiento extraño respecto a los niños, ella misma se encarga de enviar una alerta automática que, con sus mensajes oportunos, podría evitar cientos de abusos infantiles.  

El prototipo podría estar completado y listo para implementarse en la escuelas para 2018.

En esa línea, los expertos, señalan que construir esta máquina no ha sido nada sencillo, sobre todo porque estamos hablando de niños y los pequeños suelen moverse constante y rápidamente de un lado a otro. En un principio, relatan los responsables del invento, tuvieron que decirle a la máquina cuáles comportamientos eran correctos y cuáles no, pero tras una suma de esfuerzos, el sistema finalmente aprendió a evaluar por si solo el metraje.

"Está lejos de ser perfecto. Espero que más investigadores puedan unirse a este esfuerzo para acelerar el uso de la tecnología de inteligencia artificial en la lucha contra el abuso infantil", afirmó el profesor Guizhou Rao Yan, cabeza del experimento, al tiempo que subrayó que la apuesta puede llegar a ser incluso más poderosa, si se agregan otros métodos de detección, como por ejemplo los sonidos o temperaturas. Todo esto con el fin de reunir una mayor cantidad de información y emitir un juicio "más preciso", para acabar de raíz contra quienes abusan de los niños mientras "nadie los ve". @mundiario

De cómo la inteligencia artificial podría ayudar a frenar los abusos en las guarderías
Comentarios