Buscar

MUNDIARIO

Inteligencia Artificial centrada en las personas

El pasado agosto la revista Nature se preguntaba si China liderará la IA en el mundo en 2030, y a juzgar por su progresión meteórica, bien podría ser así.
Inteligencia Artificial centrada en las personas
Inteligencia Artificial. / RR SS
Inteligencia Artificial. / RR SS

Firma

Senén Barro

Senén Barro

El autor, SENÉN BARRO, es director del CiTIUS-Centro Singular de Investigación en Tecnoloxías Intelixentes da Universidade de Santiago de Compostela (USC). Se licenció en Física en la USC en 1985. En 1988 obtuvo el grado de doctor –premio extraordinario– en esa misma universidad. Es catedrático del área de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial desde 1995 y editor o autor de siete libros y autor de unos 300 artículos científicos. Fue rector de la USC y miembro de comités de organización, científicos y editoriales de numerosos congresos y revistas de ámbito internacional. Colabora en MUNDIARIO y es miembro de la Real Academia Galega de Ciencias. @mundiario

La Unión Europea apuesta por el desarrollo de la Inteligencia Artificial IA) centrada en las personas (human-centric AI, en inglés). Me parece muy oportuno, habida cuenta, además, de que en EE UU la IA se mueve alrededor de los potenciales clientes y en China es su gobierno quien más juega y gana en las apuestas por la IA. Por ejemplo, su tecnología de reconocimiento facial es la más avanzada del mundo y cuenta ya con cientos de millones de cámaras instaladas por doquier. Cámaras que alimentan de imágenes a un sinfín de aplicaciones, algunas poco respetuosas con la privacidad de las personas, por decirlo eufemísticamente. Sin duda Xi Jinping, el presidente chino, comparte lo que dijo hace algún tiempo el presidente ruso, Vládímir Putin, cuando afirmó que el país que controle la IA controlará el mundo.

EE UU todavía mantiene la hegemonía en la investigación y aplicación de la IA, pero falta saber por cuánto tiempo. El pasado agosto la revista Nature se preguntaba si China liderará la IA en el mundo en 2030, y a juzgar por su progresión meteórica, bien podría ser así.

En Europa apostamos más por desarrollar la IA en sintonía con la defensa de los principios y valores de respeto al individuo y a la sociedad, algo de lo que nuestro continente ha hecho gala durante la mayor parte de su historia reciente. Un ejemplo de ello es la aprobación del “Reglamento General de Protección de Datos”, dirigido a la protección de las personas en lo que respecta a sus datos personales y la libre circulación de los mismos.

Comparto esta apuesta europea por una IA centrada en las personas. De hecho, este es el lema del congreso europeo en IA, ECAI2020, que estamos organizando para su celebración en Compostela en junio próximo. Creo incluso que hay que ir más allá y reclamar que una ciencia y tecnología tan poderosa como la IA se guíe solo por el bien común. Eso supone estar muy atentos y activos para evitar que pueda servir solo a los intereses de una parte de la sociedad, aumentando con ello las desigualdades sociales y económicas entre la población.

En todo caso, no podemos ser ingenuos y pensar que podremos impulsar y sostener una IA centrada en las personas si no logramos “monetizarla”. Si la apuesta se queda solo en el discurso, será un discurso vacío; si se atasca en el pensamiento, será pensamiento ilusorio. Hay que llevar la IA al terreno de la acción socioeconómica, creando riqueza y creando empleo,  y haciéndolo con equidad y justicia social. Mi opinión es que esto solo será posible si somos capaces de monetizar la IA en sectores que precisamente están muy centrados en las personas, como son la educación, la salud, la movilidad o la administración inteligente.

La IA ha de centrarse en las personas, por supuesto, pero ha de ser competitiva. De otro modo Europa regulará y otros harán caja. @mundiario