Buscar

MUNDIARIO

La ONU desnuda la grave crisis de Venezuela: uno de cada tres ciudadanos sufre de hambre

Once estados presentan índices superiores a la prevalencia nacional de inseguridad alimentaria severa. Los más altos se encuentran en Delta Amacuro, Amazonas, Falcón, Zulia y Bolívar.
La ONU desnuda la grave crisis de Venezuela: uno de cada tres ciudadanos sufre de hambre
HAmbre en Venezuela. / RR SS
HAmbre en Venezuela. / RR SS

Maira Perozo

Periodista.

La crisis humanitaria en Venezuela se agrava cada día más y así lo desnuda el reciente informe del Programa Mundial de Alimentos (WFP, por sus siglas en inglés) de la ONU, uno de cada tres venezolanos sufre “inseguridad alimentaria y necesita asistencia”. El estudio, divulgado en las últimas horas, fue realizado entre julio y septiembre de 2019 con el objetivo de “estimar las necesidades y vulnerabilidades de los hogares en Venezuela”. “La evaluación está basada en el análisis de datos primarios recolectados a nivel de hogar y nivel comunitario”.

Ahora bien, de acuerdo con los datos recolectados por la ONU, 7.9% de la población venezolana (2.3 millones) está en inseguridad alimentaria severa, mientras que un 24.4% adicional (7 millones) está en inseguridad alimentaria moderada. “Basándose en el enfoque Consolidado para Reportar Indicadores de Seguridad Alimentaria (CARI, por sus siglas en inglés), WFP estima que una de cada tres personas en Venezuela (32.3%) está en inseguridad alimentaria y necesita asistencia”, indica el Programa Mundial de Alimentos sobre la situación de Venezuela.

El comunicado sostiene que once estados presentan índices superiores a la prevalencia nacional de inseguridad alimentaria severa, los índices más altos se encuentran en Delta Amacuro (21%), Amazonas (15%), Falcón (13%), Zulia (11%) y Bolívar (11%). Igualmente entre los estados que presentaron los índices más bajos también se destacan Lara (18%), Cojedes (19%) y Mérida (23%). Allí, se estima que “aproximadamente una de cada cinco personas está en inseguridad alimentaria”.

Sin embargo, el documento sostiene que al momento de la consulta, “muchas de las familias todavía podían cubrir sus necesidades alimentarias pero al gran costo de sacrificar sus bienes y arriesgar sus medios de vida”: “El 74% de las familias ha utilizado estrategias de sobrevivencia relacionadas al consumo de alimentos, reduciendo la variedad y calidad de la comida; el 60% de los hogares reportó haber reducido el tamaño de la porción de sus comidas. Tres de cada cuatro familias encuestadas había aplicado al menos una estrategia de sobrevivencia relacionada a medios de vida, y en promedio, las familias habían utilizado cuatro estrategias en los 30 días antes de la encuesta. Para sobrevivir, el 33% de los hogares ha aceptado trabajar a cambio de comida y el 20% ha vendido bienes familiares para cubrir necesidades básicas. Seis de cada diez familias han gastado sus ahorros en comida”.

Los encuestados revelaron, además, que el acceso a la comida es difícil debido a que los precios son demasiado altos en comparación con los ingresos de los hogares. Al respecto, el informe de la ONU sostiene que “la hiperinflación ha afectado la habilidad de las familias para adquirir comida y otras necesidades básicas”. “El 59% de los hogares no tiene ingresos suficientes para comprar comida y el 65% no es capaz de comprar artículos esenciales de higiene, ropa y calzado”. @mundiario