Buscar

MUNDIARIO

¿Inculca usted a sus hijos que las personas sin hogar son chusma?

En una reciente visita a un centro escolar pude escuchar como los niños piensan que las personas sin hogar son unos sinvergüenzas, vividores y unos mentirosos.

¿Inculca usted a sus hijos que las personas sin hogar son chusma?
Cartel de la campaña Nadie sin hogar 2016.
Cartel de la campaña Nadie sin hogar 2016.

Firma

Diego Gafo

Diego Gafo

El autor, DIEGO GAFO, es colaborador de MUNDIARIO. Desde 2010 mantiene el blog de actualidad 'Las cosas de DIEGVS'. Es trabajador social. @mundiario

Esta semana, coincidiendo con la campaña Nadie sin Hogar organizada por Cáritas, fui a un colegio a hablar a alumnos de 5º, 6º de Educación Primaria y de 1º de ESO, sobre Personas sin Hogar. Estuve acompañado por dos personas que ya han pasado por el albergue donde trabajo y dieron su experiencia. Nuestra intención era explicar a los más pequeños que hay gente sin hogar. Aunque cueste creerlo, con esta manía tan actual de ocultar el sufrimiento, los niños —y niñas me recordarán los posmodernos trasnochados— no son conscientes de que hay más de 40 000 personas sin hogar en España. Aparte del millón y medio que vive —o malvive— en infraviviendas. Unas cifras aterradoras. Como reza la campaña de este año, el objetivo es hacer visible a la sociedad las personas sin hogar.

Una de las cosas que más nos sorprendió fueron las preguntas y los comentarios de los niños. Sobre todo por su dureza. Aseguraban que había personas normales que se disfrazaban con harapos para así engañar a la gente y mendigar. Todavía no sabemos quiénes son esas personas normales. Tampoco comprendían cómo los pobres, que no trabajaban, pudieran ir al médico. Ignoran qué es la asistencia sanitaria universal. La palabra solidaridad para esta generación está hueca. Otra de las cuestiones que más nos llamó la atención fue que nos preguntaran porqué los niños pobres iban al colegio, si no tienen dinero para comer. Cuando les expliqué aquello del derecho a la educación, contestaron muy airados que en ese caso, fueran a un colegio público. Asombroso. Los niños de hoy, el futuro de nuestro país, creen que las personas sin hogar son unos mentirosos y unos sinvergüenzas. Por eso tienen lo que se merecen. Incluso los quieren aislar en guetos.

No me creo que estos niños hayan llegado a esas conclusiones por sí mismos. Es evidente que alguien les han inculcado esas ideas descabelladas. Los niños son reflejo de sus padres. Es sencillamente vergonzoso. Indignante. Produce asco y nausea. Somos unos seres despreciables. Nosotros, los padres, estamos creando monstruos egoístas. Sobreprotegemos a los niños innecesariamente llenando sus cabecitas de prejuicios. El cinismo es brutal. Luego lavamos nuestras conciencias donando un kilo de macarrones en la campaña de Navidad. No son limosnas lo que piden. Es dignidad. Son derechos. ¡Sus derechos! De nada valen las campañas, ni las buenas intenciones si seguimos trasmitiendo a nuestros hijos que las personas sin hogar son chusma. Y no es cuestión de decirlo de boquilla porque es políticamente correcto. Es porque es la realidad. Y una advertencia. Dios no lo quiera, pero no se crean que ninguno de ustedes está libre de quedarse sin hogar mañana.

Piensen.

Sean buenos.

Hablando de pequeños, se me ha ocurrido incluir como canción regalo De mayor. Porque de pequeño me enseñaron a querer ser mayor y de mayor quiero aprender a ser pequeño. Con todos ustedes: ¡Bunbury!