Buscar

MUNDIARIO

El increíble bosque que crece dentro de un estadio de fútbol en Austria

Se llama For Forest y se trata de la mayor instalación artística que se haya visto alguna vez la nación. ¿Su objetivo? Alertar sobre las terribles amenazas que enfrente el medioambiente debido a su relación con el ser humano.

El increíble bosque que crece dentro de un estadio de fútbol en Austria
Bosque dentro de un campo de fútbol en Austria. / Twitter
Bosque dentro de un campo de fútbol en Austria. / Twitter

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

Se llama For Forest y se trata de la mayor instalación artística que se haya visto alguna vez en Austria: un exuberante bosque que crece dentro de un estadio de fútbol en Austria. ¿Su objetivo? Simple: alertar sobre las terribles amenazas que enfrenta el medioambiente debido a su relación con el ser humano.

El proyecto mezcla arte y ecología e incluye al menos 300 árboles de hasta 14 metros de altura instalados en medio del terreno de juego del Wörthersee Stadion, uno de los campos de fútbol más modernos de la nación.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por For Forest (@forforestklagenfurt) el

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Landscape First (@landscape.first) el

 

La iniciativa ha salido adelante gracias al suizo Klaus Littmann, quien convirtió un llamativo dibujo en toda una realidad: árboles, abedules sauces, carpes, álamos, carvallos y arces, rodeados por las gradas de un estadio con capacidad para 30.000 espectadores.

La exposición estará disponible hasta el 27 de octubre, y, de acuerdo con los organizadores, posteriormente los árboles serán recolocados en las cercanías del estadio como una "escultura viva". @mundiario

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por DW News (@dwnews) el

 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Una publicación compartida por Dora Lukacsa (@the_doree) el