Imponer conductas a las personas basándose en su género es nocivo para la salud

Estereotipos. RR SS
Estereotipos. / RR SS

“Los seres humanos tienen interiorizados a una edad muy temprana los mitos de que las mujeres son frágiles y los hombres fuertes e independientes”, señala un nuevo estudio.

Imponer conductas a las personas basándose en su género es nocivo para la salud

Un nuevo estudio, publicado por la revista estadounidense Journal of Adolescent Health, ha revelado que el hecho de imponer conductas a las personas según su género puede llegar a tener repercusiones realmente graves en la salud, siendo las mujeres las más oprimidas por  "la camisa de fuerza de los roles".

La investigación detalla con preocupación cómo los niños al comienzo de la pubertad ya tienen una imagen bien definida de los roles de los sexos, independientemente de que estos crezcan en sociedades ricas o pobres, liberales o conservadoras. "Hemos descubierto que los seres humanos tienen interiorizados a una edad muy temprana los mitos de que las mujeres son frágiles y los hombres fuertes e independientes", explica Robert Blum, el director del análisis.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron entrevistas a 450 niños, con una edad comprendida entre los 10 y 14 años. Además, en el cuestionario también participaron sus padres. Los seleccionados estaban distribuidos en áreas urbanas de 15 países, entre ellos Bélgica, China, Ecuador, Egipto, India, Kenia, Estados Unidos, Escocia y Reino Unido.

Los resultados permitieron determinar que, a pesar de la evolución y del empoderamiento femenino que ha existido en las últimas generaciones, la idea de que con el comienzo de la pubertad “el mundo se amplia para los hombres y se reduce para las mujeres”, sigue estando tan latente como siempre. En ese sentido, los investigadores resaltan que estos conceptos suelen ser reforzados incesantemente en las familias y en la sociedad, principalmente por los hermanos, los compañeros de clase, los profesores, los padres, los educadores, los familiares, los clérigos y los entrenadores de deportes.

Pero la mayor revelación que ha dejado el informe es la repercusión que este tipo de nociones pueden llegar a tener en la salud de las personas. Bajo esta línea, el estudio detalla que la imposición de conductas según el género aumenta significativamente la probabilidad de que las jóvenes sean víctimas de violencia corporal y sexual, se contagien con enfermedades de transmisión sexual, queden embarazadas pronto o abandonen antes la escuela.

Por su parte, aunque las féminas continúan siendo las más perjudicadas en torno a este llamativo hecho, los varones no escapan a la cruel realidad de la sociedad estereotipada. "Si los pequeños tratan de liberarse de esos estigmas, corren el riesgo de padecer consecuencias negativas, sobre todo los varones, quienes sufren acoso, intimidación e incluso ataques físicos", subraya Blum.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Sociedad.

 

Imponer conductas a las personas basándose en su género es nocivo para la salud
Comentarios