¿Cuál es el pulso que se viene entre El Vaticano y la Iglesia de Bélgica?

Imagen referencial de una pareja homosexual. / pixabay
Imagen referencial de una pareja homosexual. / pixabay
El Papa Francisco aún no se pronuncia al respecto, pero en el pasado ha quedado clara la postura de la Iglesia Católica. 
¿Cuál es el pulso que se viene entre El Vaticano y la Iglesia de Bélgica?

Es oficial, la Iglesia de Bélgica anunció que realizará una liturgia de bendición de parejas homosexuales en la diócesis del país europeo, lo que implica una auténtica revolución en la iglesia católica dirigida desde El Vaticano. Los obispos de la región de Flandes, en Bélgica, han creado un rito de bendición para todas las variables que pertenecen al colectivo LGBTI, que incluye además una oración y grupos de encuentro. El documento escrito por la Conferencia Episcopal de Bélgica revela, que la institución desea "estar pastoralmente cerca de las personas homosexuales y ser una iglesia acogedores que no excluye a nadie." A todas luces esta decisión representa un choque frontal con los lineamientos básicos del catolicismo clásico.

En el pasado reciente, El Vaticano ha ratificado cuál es su postura. De manera oficial la Iglesia Católica declaró lo siguiente: "No es lícito impartir una bendición a relaciones, o a parejas incluso estables, que implican una praxis sexual fuera del matrimonio (es decir, fuera de la unión indisoluble de un hombre y una mujer abierta, por sí misma, a la transmisión de la vida), como es el caso de las uniones entre personas del mismo sexo", escribe la Congregación para la Doctrina de la Fe."

De acuerdo a Clarín, "el ritual contiene oraciones y una bendición. Incluye un compromiso de las dos personas."  La liturgia redactada por un grupo de teólogos oriundos de los Países Bajos dice así: 

"Dios de amor y fidelidad, hoy estamos delante tuyo circundados de familiares y amigos. Te agradecemos porque hemos logrado encontrarte. Queremos estar presentes, el uno para el otro, en todas las circunstancias de la vida. Expresamos con confianza que queremos trabajar sobre la felicidad del otro día por día. Oremos: danos la fuerza de ser fieles el uno al otro y profundizar nuestro empeño. Confiamos en tu cercanía, queremos vivir de tu Palabra, donados el uno al otro por el bien". 

El pronunciamiento de la Iglesia de Bélgica representa un paso radical y un verdadero reto para El Vaticano, porque no se trata de una de sacerdotes u otros miembros del catolicismo bendiciendo a parejas homosexuales, el detalle aquí como lo explica el citado medio argentino es que un bloque episcopal es el que anuncia e impulsa "un rito novedoso". @mundiario 

¿Cuál es el pulso que se viene entre El Vaticano y la Iglesia de Bélgica?
Comentarios