Icarus, la estrella más lejana jamás observada

Imagen del cúmulo de galaxias MACS J1149. Nature Astronomy.
Imagen del cúmulo de galaxias MACS J1149. / Nature Astronomy.

Expertos han descubierto una nueva estrella lejana gracias al telescopio Hubble. El astro, según detallan, es más cálido que el Sol y nació hace 9.000 años luz de la Tierra.

Icarus, la estrella más lejana jamás observada

Hablar del tiempo y el espacio puede ser un quebradero de cabeza. Pero precisamente esos conceptos son la base de un equipo internacional de astrónomos que ha observado a la estrella más lejana hasta la fecha. En 2016, el telescopio Hubble observó un poderoso rayo luz que provenía del cúmulo de galaxias conocido como MACS J1149, que cuenta con una masa 1.000 veces mayor a la Vía Láctea, que en términos simples, es la galaxia donde se ubica la Tierra.

Ahora bien, si los expertos lograron captar este rayo de luz, fue gracias a la teoría conocida como lente gravitacional, donde figura que cúmulos de galaxias son necesarios para actuar como una especie de lente que amplifica la luz que puede emitir una estrella que está justamente detrás de él. También conocido como cruz de Einstein, donde predice la masa curva del espacio y hace posible que se convierta en una especie de telescopio para observar astros mucho más lejanos.

Según reseñan los expertos en el trabajo presentado en la revista científica Nature Astronomy, gracias al telescopio Hubble y el lente galáctico que formó el cúmulo, fue posible observar el brillo de una estrella lejana que se multiplicó más de 2.000 veces. Los investigadores estiman que el brillo original se emitió hace unos 4.400 millones de años, cuando el universo apenas contaba con un tercio de su edad actual.

Desde aquel momento, la luz de la estrella bautizada como Icarus ha viajado por el universo durante 9.000 millones de años hasta que Hubble logró captarla en 2016. José María Diego, investigador del Instituto de Física de Cantabria y coautor de un estudio, aseguró a El País que se trata de “la estrella más lejana descubierta hasta ahora está a 55 millones de años luz, mientras que la nueva estrella está 260 veces más lejos”.

En la publicación señalan que se trataba de una estrella muy grande y por lo tanto, luminosa, poseía un color azul y cuya superficie podía superar los 11.000 grados, siendo el doble de cálida que nuestro Sol. En declaraciones para El País, la cosmóloga Licia Verde, asegura que para llegar hasta Icarus actualmente tendríamos que viajar a la velocidad de la luz por unos 14.400 millones de años. “En el universo la distancia depende de cómo la definas y cuándo la midas. Una opción es hacerlo a día de hoy, con la edad actual del universo, con lo que obtendríamos un tiempo de vuelo a Icarus de 14.400 millones de años a la velocidad de la luz, y otro es hacerlo cuando se emitió la luz captada por Hubble, unos 4.400 millones de años después del Big Bang, en cuyo caso el tiempo de vuelo es de unos 9.000 millones de años a la misma velocidad”.

Pero aquí viene lo más interesante de todo el asunto: Icarus realmente ya no existe porque explotó hace muchos millones de años. Puede que en el lugar donde se encontraba, ahora solo quede un agujero negro o materia oscura, que conforma hasta el 85% de todo el cosmos. @mundiario

Icarus, la estrella más lejana jamás observada
Comentarios