Buscar

MUNDIARIO

Horror en Panamá: hallan una fosa común clandestina relacionada con una secta religiosa

Las autoridades han localizado la fosa en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé (a más de 350 kilómetros de la capital), tras detener a los miembros de un culto por violación sexual y abuso físico a menores.

Horror en Panamá: hallan una fosa común clandestina relacionada con una secta religiosa
Fosa común hallada en en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé. / Twitter @MinSegPma
Fosa común hallada en en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé. / Twitter @MinSegPma

Ibed Méndez

Periodista.

Un hecho atroz sacude Panamá: el hallazgo de una fosa común clandestina relacionada con una secta religiosa cuyos miembros han sido detenidos por violación sexual y abuso físico a menores.

La Fiscalía ha confirmado que han localizado la fosa en la comarca indígena de Ngäbe-Buglé, a más de 350 kilómetros de la Ciudad de Panamá; luego de 30 días de patrullaje terrestre, sobrevuelo en el área y un intenso operativo en las montañas que duró 10 horas.

“No se puede determinar ni el sexo ni la cantidad de personas", ha dicho el representante municipal, Azael Tugrí. "Luego de la exhumación, efectuada por el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses, los restos fueron trasladados a la morgue judicial de David, provincia de Chiriquí, donde se practicarán las pruebas científicas que serán incorporadas a la investigación para determinar, además de la identidad, causa de muerte y otros elementos que lleven a esclarecer este hecho y las posibles vinculaciones", añadían desde el Ministerio Público.


Quizás también te interese:

Indignación en Argentina: un fiscal califica una violación grupal como ‘desahogo sexual’


 

Secta religiosa, abuso sexual y maltrato de menores de edad

 

Las labores del Ministerio de Seguridad (Senam) iniciaron tras la desarticulación, a mediados de agosto, de una secta religiosa señalada de abuso sexual y maltrato de menores de edad.

Las autoridades han detallado que tres personas (una mujer y dos hombres) fueron detenidos a mitad del mes pasado, luego de que un grupo de menores, entre ellos niños de 10 y 13 años de edad, denunciaran los abusos y fueran rescatados por los agentes.  

Los datos preliminares del caso sugieren que los detenidos promovían un culto religioso para abusar de los miembros de la etnia ngäbe buglé (el grupo originario más numeroso de Panamá): las víctimas eran privadas de libertad, golpeadas, torturadas y abusadas sexualmente.

 

Esta no es la primera vez que Panamá vive un hecho de este tipo: en enero pasado, la secta de raíz evangélica La Nueva Luz de Dios, fue acusada por la muerte de una mujer embarazada y seis niños en la misma comarca.

El reporte oficial de las autoridades revela que las víctimas murieron por "exorcismo"; y que los líderes de esta secta religiosa practicaban ritos con machetes y animales con un único objetivo: que los practicantes se arrepintieran de sus pecados.

La Fiscalía de Panamá investiga si los hechos están conectados. @mundiario