Buscar

Horror y misterio, Obdulio style

En estos días de verano miamense, mi amigo del alma se pasa el tiempo observando la realidad desde ángulos poco convencionales. Hoy nos regala un dos-en-uno de horror y misterio.

Horror y misterio, Obdulio style
Manos en el volante. / Travelblog.com
Manos en el volante. / Travelblog.com

Firma

Mario Barros

Mario Barros

El autor, MARIO BARROS (Lenguaviva) es profesor universitario, comediante y escritor humorístico cubano-americano. Está en Facebook (Mario Barros Lenguaviva) y, a través de su amigo Obdulio, en Instagram (obdulioduparol). @mundiario

Viene Obdulio y me suelta de sopetón:

-Te traigo un misterio y un mini-cuento de horror. ¿Cuál quieres primero?

-El misterio.

-Voy pa ti. ¿Sabes quiénes son Viktor y Amalija Knavs?

-Ni idea. ¿Dos políticos estonios? ¿Artistas de cine lituanos? ¿Jugadores de tenis croatas…?

-Frío, gélido y congelado. Son los padres de Melania Trump, los suegros eslovenos de nuestro egregio presidente.

-¡Ah! ¿Y…?

-Acaban de obtener la ciudadanía estadounidense. 

-¡No me digas! Seguro que recibieron la visa a través del sistema de méritos que nuestro brillante presidente quiere implantar.

-Sí. Tienen el mérito de ser los padres de Melania. Exactamente lo contrario de lo que el egregio quiere hacer con la inmigración.

-¡Mira eso…! ¡Y yo que pensaba que la caridad empezaba por casa!

-No por la Casa Blanca. Por eso me parece muy misterioso.

-Mmm… ¿Y el mini-cuento de horror?

-Voy pa ti de nuevo: 

10 & 10

El muchacho subió al carro, encendió el motor y salió como una bala. No había recorrido media cuadra cuando chocó contra un camión. El auto terminó hecho confeti y el joven, todo magullado, en la sala de emergencias de un hospital. Cuando le preguntaron qué había pasado, confesó: “Me dijeron que pusiera las manos en el timón en las 10 y 10, pero yo no sé qué es eso. Sólo sé leer la hora digital”.

FIN

El Obdu se queda mirándome, esperando aprobación. Yo también me quedo mirándolo, preguntándome si ése es el final.

A los 10 minutos y 10 segundos, Obdulio se levanta y se larga, malhumorado.   

No se lo dije para que la vanidad no se le subiera a la cabeza, pero el cuentecito de horror me pareció mejor que el misterio de los padres de Melania.

FIN & FIN