Cuatro hombres hablan para Luxury sobre la experiencia de ser padres

Bebé agarrando el dedo de su padre.
Bebé agarrando el dedo de su padre.

Al igual que hace semanas hicieron cuatro madres, son ahora ellos los que toman la palabra en la edición Luxury de MUNDIARIO.

Cuatro hombres hablan para Luxury sobre la experiencia de ser padres

Hace algunas semanas publicamos en este mismo medio, Mundiario LUXURY, una entrevista con cuatro mujeres que hablaron sin tapujos sobre la experiencia de ser mamás. Tal fue el éxito de esta charla a cuatro bandas que decidimos repetirla pero esta vez con cuatro hombres y sus experiencia como padres. Ellos son David, empresario; Eduardo, responsable de calidad; Josh, artista gráfico y Sergio, ingeniero de telecomunicaciones. Sus edades abarcan de los 32 a los 41 años y sus hijos e hijas tienen entre 1 a 8 años. Esto fue lo que nos contaron sobre la crianza, las responsabilidades como padres y su llamada paternal, entre otras cosas.

> LUXURY: ¿Quién asume más responsabilidades en la crianza de los hijos?

- Sergio: En mi caso particular y debido a los horarios de trabajo, es la madre la que asume más responsabilidades.

- Josh: Bueno, mi pareja y yo tratamos de compartir esa responsabilidad, sin embargo, por motivos de trabajo, ella pasa mucho más tiempo con el niño, por lo que asume más responsabilidades.

- Eduardo: Las madres tienen más iniciativa. En mi caso nos complementamos, aunque estoy de acuerdo en que ellas están más implicadas.

- David: En mi caso, por temas de trabajo, mi mujer lleva mucho más peso de gestión diaria. Los recoge en el cole, está con ellos, pero después tratamos de coincidir en duchas, cenas y fines de semana. Eso sí, por las mañanas, si no viajo, siempre llevo yo al peque al cole.

"En la crianza de los hijos quizás uno exige como le han exigido y no como hubiera querido que le hubieran exigido."

 

> LUXURY: ¿Antes de ser padres trazasteis un plan de crianza con vuestra pareja o eso se hace sobre la marcha?

- Josh: Mi pareja y yo siempre hablamos sobre ello, sobre todo durante el embarazo. A veces te fijas en los hijos de los demás y suele quedar claro lo que nos parece bien o mal, aunque siempre se subestima lo que no se conoce. Yo diría que es un 50%. Digamos que antes de tenerlo planeábamos la teoría y desde que nació entramos en la práctica.

- Eduardo: En nuestro caso no sabíamos ni cómo se iba a llamar hasta última hora. Lo que sí tienes es un esquema en la cabeza que compartes con tu pareja y se van consensuado los temas según te van surgiendo.

- David: En mi caso, en la crianza, mi mujer hace más de poli bueno y yo de poli malo. Quizás uno exige como le han exigido y no como hubiera querido que le hubieran exigido. Es raro, de pequeño o joven piensas que cuando seas padre harás y no harás esto y aquello, pero después tomas el rol de padre muchas veces fijándote en los tuyos

- Sergio: Pues realmente siempre tienes una idea en la cabeza de lo que te gustaría para tus hijos. En nuestro caso siempre las hemos resumido en dos cosas: que sean felices y que sean buenas personas, ¿para qué exigirnos y exigirlos más en este mundo que te empieza a presionar según sales?  A partir de aquí, lo que toca es aprender practicando cada día con nuestras experiencias y las de los padres cercanos.

- Eduardo: Yo estoy completamente de acuerdo con Sergio, necesitamos hijos felices que disfruten de sus padres y de todo cuanto les rodea, que vayan aprendiendo de la propia vida que es al final la que nos depara las mayores experiencias.

> LUXURY: Al hilo de los polis… ¿suele ser el padre quien adopta la figura de poli malo?

- David: En nuestro caso pasa algo muy curioso.... el niño es el mayor y la niña la pequeña y curiosamente a cada uno le defendemos distinto. Él tiene a su madre como protección y ella me tiene a mi. Casualidad? cuestión de niño / niña? No se, pero es algo curioso, como si yo exigiese más a él por verlo niño y querer que fuese más valiente, más atento, más yo y con ella es como si su madre le pidiese más por sentirla de su sexo.

- Sergio: A mi pareja y a mi no nos gusta estar demasiado encima de la niña, nos gusta darle cierta autonomía y tranquilidad. En esto personalmente he trabajado para no ser un padre agonías pues acabas contagiando al niño.

- Josh: En mi caso no. Tratamos de equilibrarlo. Si es cierto que al final del día mi mujer está mucho mas cansada y tiene menos paciencia por lo que intento hacerme cargo yo para no relegarla a ser el ogro y el poli malo. Ambos tratamos de irnos cambiando ese rol y de calmarnos el uno al otro si perdemos la paciencia. Sobre todo porque nos parece injusto que uno de los dos sea el cómplice y el otro el castigador.

- Sergio: En nuestro caso quizás sea ella la que la riñe más fuerte. Tengo que reconocer que a mí me cuesta. Pero aún así, a veces, los papeles se invierten. Mi hija es muy sensible al desafecto paterno y a la mínima bronca el resultado es importante. Como dice ella: "no quiero que te enfades". Esto nos gusta porque nos hace pensar que tenemos la sartén por el mango, aunque con 3 años son auténticos manipuladores emocionales.

- Eduardo: Esto es como lo afronta cada pareja, en función de sus esquemas preconcebidos. En nuestro caso tratamos de dosificar, hay veces que te apetece comértelo a besos y otras que te lo comerías entero, tiene que haber siempre cierta disciplina bien llevada.

"Nos gusta pensar que tenemos la sartén por el mango, aunque con 3 años los hijos ya son auténticos manipuladores emocionales."

 

> LUXURY: ¿Qué creéis pues que es lo idóneo a la hora de criar a un hijo/a y que no acabe convirtiéndose en un "mostruito"?

- Sergio: Lo más importante es conocerlos, estar con ellos, interesarse por lo que hacen…  quererlos en definitiva. No quererlos sin más, sino que ellos lo perciban.

- Eduardo: Es fundamental la disciplina en todos los aspectos como son los horarios, el tiempo que se le dedica diariamente, etc..

- David: Nosotros hemos visto ya con dos nenes que lo importante es ir fijando límites. Por ejemplo, límites temporales para ir a ducharse (funciona de manera mágica, sin broncas, ni desesperos), límites espaciales y límites emocionales. Poder darles las lecciones con medida y rutina, es realmente impactante como funciona. Enseñarles a mostrar sentimientos positivos y encauzar los negativos. El respeto a lo ajeno y a compartir lo propio.

- Sergio: Qué fácil es decirlo! Jajajaja

- Josh: Si, estoy de acuerdo. En mi caso yo diría que mas que disciplina, le refuerzo hábitos que considero sanos para él en muchos aspectos.

- David: El libre albedrío creo que cuando son tan pequeños no funciona. Ellos necesitan saber por qué pueden y hasta dónde pueden llegar. Explicar las cosas y negociar con ellos a niveles sencillos hace que reciban las normas de manera muy sana. Creo que funciona más que la pura imposición y obligación. Aunque a veces no hay tiempo para negociar y se pierde la teoría!

- Sergio: A veces pensamos en educar solo cuando se interactúa con el niño, pero en realidad imitan todas tus pautas de comportamiento hasta cuando hablas con un vecino.

- Josh: Totalmente de acuerdo.

> LUXURY: Pensando en futuro y al hilo de un reciente artículo que publicamos sobre los padres colegas… ¿En la adolescencia de vuestros hijos/as vais a preferir ser padres o los colegas de ellos?

- Josh: Yo creo que el padre colega es un invento del cine americano. No se como pensaré en el futuro pero creo que si eres padre no puedes ser colega, como mucho puedes ser comprensivo y empático y acordarte de cuando tú eras adolescente. Vamos, ser enrollado pero seguir marcando pautas en la medida de lo posible.

- Sergio: Yo creo que tiene que haber mucha confianza pero entiendo que va a ser imposible ser el mejor colega. No creo que además sea lo más oportuno. Uno echa la vista atrás y no recuerda  a su padre como el mejor colega con 17 años, pero sí lo recuerda como un ejemplo. De eso se trata. Ser un espejo positivo.

- Eduardo: Toda la vida será mi hijo, los colegas son otra cosa, está claro que en la adolescencia tendremos que negociar y no imponer normas. Dios me pille confesado cuando lleguen los 13, 14..... Y así hasta los veinte pocos.

- David: Creo que la figura del padre como autoridad, como guía, como rumbo en la educación es necesaria. Los colegas deben de ser los amigos, las amigas, pero los padres deben de hacer su papel desde el día uno hasta el infinito. Cada etapa tiene una forma de interactuar y unas lecciones que enseñar y unas formas, pero siempre hay que estar atento.

"El padre colega es un invento del cine americano. Creo que si eres padre no puedes ser colega."

 

> LUXURY: Retomando un aspecto interesante que se tocó antes, ¿se educa igual, con los mismos valores, a un niño que a una niña?

- David: No! No se ve igual a un niño que a una niña. Seguro que sí en valores, en transmisión de sentimientos, en educación, pero a la hora de alertar de los peligros y tentaciones estoy seguro de que se va a dar la diferencia. No ahora, que son unos pequeñajos, pero a partir de los 10 u 11 años estoy convencido que habrá temas más sensibles y preocupaciones distintas. Seremos más protectores de una hija y más beligerantes con el hijo.

- Josh: No tengo la experiencia de criar a una niña, pero me da que la crianza no sería igual.

- Sergio: Yo tampoco tengo la experiencia, pero entiendo que no debería ser diferente. Otra cosa es que caigamos en errores…

- Eduardo: Los valores tienen que transmitirse de igual manera a un niño que a una niña, en mi caso no tengo niñas pero en temas educativos los trataría por igual.

> LUXURY:¿La sociedad actual está preparada para que un hombre reste importancia a su carrera laboral, en vez de la madre, para asumir más tareas como padre?

- Sergio: Yo creo no. Está mal visto en el trabajo. Todos tienen hijos pero como ninguno lo hace, estaría mal visto si. La empresa no tiene voluntad conciliadora más allá de quedar bien a nivel institucional con 4 cosas

- Josh: Quizás todavía no pero lo empieza a estar. Cuando llevo al niño al colegio somos muchos los padres, no recuerdo ese panorama antaño. En cuanto al trabajo yo no he tenido problemas para llevarlo al médico, por ejemplo, pero es cierto que para no correr ese "riesgo" al final es la madre la que se encarga de esas cosas.

- Eduardo: Tal como está el patio, depende mucho de tu situación laboral. Yo trato de acudir a todo lo que puedo, se que las cosas van pasando y después no hay marcha atrás. Mientras pueda seguiré estando a su lado y aprovechando el tiempo al máximo.

- Sergio: Se está progresando en muchas cosas. A mi alrededor veo que los padres salen del trabajo a casa escopeteados para ayudar en casa, cosa que hace unos años… se iba a los bares a tomar unas cañas.

- David: Pienso que la sociedad todavía es muy machista. En mi caso tengo libertad para hacer muchas cosas yo para que mi mujer no tenga que pedir tantos permisos, pero en general cuando vas al médico ves 90% madres y si ves algún padre nunca va sólo. Tema de la baja por paternidad creo que tampoco se ve bien o muy normal que el padre se coja los 4 meses. También es cierto que la unión y ciertas necesidades del bebé las tiene que hacer con su madre. En general creo que la madre se sobreentiende, socialmente, más responsable para ceder en su vida profesional. Aunque no tendría que ser así.

- Eduardo: Tenemos qué ir perdiendo el miedo e ir acostumbrando a nuestros jefes a que un hijo es cosa de dos, luego ya depende de cada jefe pero hay que ir ganándoselos.

"Trato de acudir a todo lo que puedo relacionado con mi hijo, se que las cosas van pasando y después no hay marcha atrás. Mientras pueda seguiré estando a su lado y aprovechando el tiempo al máximo."

 

> LUXURY: Por último, ¿el hombre también siente la llamada de la paternidad, antes incluso de tener al bebé en los brazos, o ese sentimiento es más cosa de mujeres?

- Sergio: Más que la llamada lo que se nota es el cambio que experimentas según nace a nivel de responsabilidad y objetivos en la vida.

- David: Estoy con Sergio.

- Josh: Lo mío fue algo que desarrollé a través de mi relación de pareja, como proyecto y como sentimiento. Antes tratar con niños se me hacía algo ajeno. Ahora tengo esa parte mas desarrollada y soy mas sensible a eso. Un niño cruza solo la calle y no puedo evitar echar un ojo, por ejemplo. Se te despierta un poco el cavernícola protector de la tribu.

- Eduardo: Cuando seas padre comerás huevos y es que es verdad, hasta que no eres padre no entiendes a los tuyos y entonces recapacitas y te das cuenta de que la vida no será igual que antes y que tienes una criaturita en tus brazos a la que quieres criar y cuidar lo mejor posible.

- Sergio: Sí, se desarrolla un instinto protector, es cierto.

- David: Es algo muy básico… a nosotros se nos despierta la responsabilidad de sacar la familia adelante y a nuestras mujeres crear la armonía.

- Josh: Estoy de acuerdo. Los padres solemos movernos por objetivos y las madres suelen tener en cuenta esos detalles que a nosotros se nos pasan.

Cuatro hombres hablan para Luxury sobre la experiencia de ser padres
Comentarios