Buscar

MUNDIARIO

Hombres… ¡Dejaros de ostia!

En Karlkoga comenzó la lucha como referente de la disparidad de sexo, hasta ahora pocos gobiernos han utilizado la reflexión creativa para influir sobre la sociedad masculina y femenina.

Hombres… ¡Dejaros de ostia!
Pintura. / Facebook.
Pintura. / Facebook.

Firma

J. re Crivello

J. re Crivello

El autor, J. RE CRIVELLO, colaborador de MUNDIARIO, es escritor digital, profesor y empresario. Ha publicado 12+1 libros, entre ellos Kennedy Obscenity (2015), ¿Qué tripa se te ha roto? (2016), Los Monos Humanos, Bios y Robots (2015) y La Isla (2016). Dirige Fleming AC y FlemingLAB Taller de Escritura & Comunicación Online. @mundiario

En Karlkoga comenzó la lucha como referente de la disparidad de sexo, hasta ahora pocos gobiernos han utilizado la reflexión creativa para influir sobre la sociedad masculina y femenina. En dicho Ayuntamiento llegaron a la conclusión que en invierno los hombres usaban más el coche que la mujeres quienes hacían trayectos a pie y en bici y dieron prioridad a los recorridos femeninos. La estadística decía que en las aceras se producían tres veces más accidentes que en la carretera.

¿Este es un comienzo? Tal vez, nuestros políticos deberían ser creativos, tener menos miedo y poner el acento en las desigualdades y en la ecología. O utilizar cuotas de 50% de políticos mujeres y hombres para introducir nuevas decisiones.

Suecia, un país de tan solo 10 millones de habitantes y otros países han  ha movilizado un fondo, para restituir a niñas y mujeres el derecho a recibir servicios de salud sexual y reproductiva que la Administración de Donald Trump les quiere negar. La iniciativa mundial She Decides (Ella decide) por los derechos sexuales y reproductivos y la salud de las niñas y mujeres ha recogido 450 millones de euros desde su lanzamiento hace un año según el Ministro de Cooperación para el Desarrollo de Bélgica, Alexander De Croo. Link

La igualdad de género es una tarea que cada día implica decisiones referidas a hombres y mujeres. Cada decisión debería partir de dos preguntas:

¿Cómo se proyectan los hombres y como se proyectan las mujeres?

¿Cómo construyen juntos?

Luego asumir que los estereotipos tienen una base histórica y cultural: esta aceptado un  hombre calvo, no una mujer calva y podríamos seguir con múltiples ejemplos.

“La primera abogada, Sarmiza Bilcescu (1867-1935) quién consiguió un doctorado en derecho fue la rumana Sarmiza Bilcescu y lo obtuvo en la Universidad de París después de luchar contra la misoginia y las continuas trabas con las que se encontró por el simple hecho de ser mujer”. Link

Dolores Aleu y Riera (1857-1913) fue una médico española, la primera mujer licenciada en Medicina de España​ y la segunda en alcanzar el título de doctora.  

Siempre primeras. La lista sería larga, Siempre con esa capacidad de romper los obstáculos machistas y de moral que les rodean. Es una imperiosa necesidad que nuestra sociedad rompa con el techo de cristal que rodea a la mujer.

Y uno de los espacios donde ellas sufren día a día en la violencia machista y las desigualdades. La otra en los dos millones de familias monoparentales (en España) de los cuales un alto porcentaje la constituyen mujeres solas con sus hijos.

¿Qué hacen los hombres cuando se separan? Volverse a casar. Y ¿ellas cuando se separan? Constituir una familia monoparental.

Nuestra sociedad necesita más combustión, más de la fuerza creativa y equilibrada femenina. @mundiario