Un hombre muere tras recibir un fuerte puñetazo de un desconocido en Burgos

Policía Nacional. / RR SS.
Policía Nacional. / RR SS.
Un joven de 23 años ha sido arrestado en Burgos por la muerte de un hombre durante una despedida de soltero. La víctima, de 32 años y oriunda de Valladolid, fue objeto de un inesperado y letal puñetazo en la plaza de la Flora.
Un hombre muere tras recibir un fuerte puñetazo de un desconocido en Burgos

La Policía Nacional ha tomado medidas tras el trágico fallecimiento de un hombre de 32 años en Burgos, ocurrido durante una celebración de despedida de soltero en la plaza de la Flora. Un joven de 23 años ha sido detenido como presunto autor de la muerte, luego de que los análisis forenses revelaran que la víctima sufrió un "ataque inesperado con un fortísimo puñetazo".

Los hechos, que inicialmente se consideraron un accidente, tuvieron lugar en la madrugada del viernes al sábado en la concurrida plaza, cercana a la catedral y repleta de locales de ocio. La Policía Local y la Policía Nacional respondieron a los primeros informes que indicaban que una persona se había caído en la plaza. Sin embargo, la víctima no pudo ser salvada y falleció en el lugar.

La investigación inicial no apuntaba a una agresión, pero tras el análisis forense y la toma de testimonios, se comenzó a considerar la posibilidad de la intervención de terceras personas. Los investigadores trabajan para determinar la motivación detrás del fatal puñetazo, y la condición de la víctima como residente de Valladolid parece ser un factor potencial.

La rivalidad histórica entre Valladolid y Burgos, exacerbada por motivos futbolísticos, ha llevado a los investigadores a explorar la posibilidad de que esta rivalidad haya sido el desencadenante del trágico incidente. La víctima, originaria de Valladolid, estaba en Burgos para celebrar la despedida de soltero de un conocido.

Los primeros informes al 112 indicaban una caída, y la dificultad para esclarecer los hechos se atribuye al hecho de que los testigos, en su mayoría jóvenes que habían estado consumiendo alcohol, no hicieron referencia a posibles agresiones. Sin embargo, la policía logró identificar a varios testigos y determinar que la víctima sufrió un fuerte puñetazo, causando su muerte prácticamente instantánea.

La detención del joven de 23 años, residente de Burgos, se llevó a cabo en las primeras horas del domingo. Los investigadores subrayan las dificultades para identificar a los jóvenes involucrados, dado el consumo de alcohol y la hora del incidente. El detenido comparecerá ante las autoridades judiciales una vez que se complete el informe policial.

El alcalde de Valladolid, Jesús Julio Carnero (PP), expresó su pesar por la tragedia, mientras que su homóloga burgalesa, Cristina Ayala (PP), condenó la agresión, calificándola como un "delito de odio". @mundiario

Comentarios