Buscar

MUNDIARIO

Un hombre acusado de matar a su padre asegura que fue un "accidente"

El parricida insiste en que el lamentable hecho se produjo por "un desgraciado accidente" y que su progenitor, de edad avanzada, "se caía habitualmente".
Un hombre acusado de matar a su padre asegura que fue un "accidente"
El presunto homicida, César Lobos (sentado a la izquierda) en su defensa ante la Audiencia de Lugo.
El presunto homicida, César Lobos (sentado a la izquierda) en su defensa ante la Audiencia de Lugo.

Un reciente hecho conmocionó en 2018 la ciudad de Lugo luego de que un hombre asesinara a su padre en festividad por el Día del Padre. Este caso ha vuelto a despertar la polémica y la atención de la opinión pública debido a que ya ofrece declaraciones ante la justicia. 

En la Audiencia Provincial de Lugo se celebra esta semana el juicio con jurado de Pedro L.L., el presunto parricida de Monterroso acusado de acabar con la vida de su padre cuando el hijo y nieto de ambos estaba en la casa, lo cual generó una elevada suspicacia en las autoridades a pesar de los constantes alegatos de accidentalidad con los que el hombre trata de justificar el dantesco homicidio.

La fiscalía pide 20 años de prisión y 21 de alejamiento del niño que en el momento de los hechos, el año 2018, contaba cuatro años y presenció lo sucedido, algo que las autoridades no descartan que puede generar efectos psicológicos traumáticos en el menor. 

Según la prensa local gallega, en la sesión de esta mañana han prestado declaración varios testigos, como un agente de la Guardia Civil que acudió a la vivienda de la aldea de Esporiz y se topó con el procesado, ex vigilante de seguridad, sentado en un sofá de la casa. Al ver entrar a los guardias, según ha relatado este investigador, el acusado les dijo: “Maté a mi padre a golpes”.

A pesar de esa afirmación que dejaría helado a cualquiera, el responsable insiste en que fue un accidente y se produjo por una caída accidental.

El agente también ha acreditado que se encontraron a la víctima “tumbado y con heridas múltiples” y con “hematomas en la cara”. Una descripción que también se recoge en el informe fotográfico realizado por los agentes en la madrugada del Día del Padre, el 19 de marzo de 2018, según reportes policiales y judiciales.

Sin embargo, esta mañana el abogado del presunto parricida, César Lodos, ha asegurado que después de dos días de vista oral “se está demostrando la inocencia de Pedro”, una argumento al que la justicia de Lugo no le ha dado validez ni procedencia jurídica.

El jurista ha insistido en la hipótesis de un “desgraciado accidente” que habría sufrido la víctima, de nombre Ramón, esa noche, “al caerse". "Ha quedado más que demostrado”. “Ha quedado demostrado que se caía habitualmente, que tenía lesiones de antiguas caídas. Las personas más allegadas a ellos lo confirman. Hoy también los forenses van a confirmar que existían lesiones antiguas”, ha subrayado Lobos. @mundiario