Buscar

MUNDIARIO

La historia de Carolyn Paparozzi, la estrella porno que iba para presidenta

Lleva siete años en la industria pornográfica y en 2017 publicó que de verdad iba por la Casa Blanca por el Partido Demócrata.

La historia de Carolyn Paparozzi, la estrella porno que iba para presidenta
Carolyn Paparozzi, actriz pornográfica. / Twitter
Carolyn Paparozzi, actriz pornográfica. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La siempre heterodoxa política estadounidense vivió entre finales de 2017 e inicios de 2019 un capítulo que pasó casi desapercibido para los medios. Aquello pudo haber sido la principal razón del fracaso de un proyecto que, de haber tenido más cobertura mediática, habría al menos llegado a grandes plataformas. Se trata de la historia de Carolyn Paparozzi. Paparozzi es tal vez más conocida por su nombre artístico, Cherie Neville, pseudónimo con el que firma sus trabajos en la industria de la pornografía.

Paparozzi, nacida el 30 de agosto de 1978 en Durham, Carolina del Norte, se adentró en la industria de la pornografía en 2012. Su monografía de Wikipedia apunta que ha grabado a día de hoy hasta 760 películas y se ha hecho con múltiples premios. No obstante, a esta intérprete de 40 años el mundo del sexo por entretenimiento le empezó a quedar pequeño y en octubre de 2017, anunció ante medios de comunicación de que se lanzaría a la presidencia.

“De verdad creo que soy capaz de hacer esto y de hacerlo bien”, dijo en declaraciones al medio Washington Examiner. “Quiero ser una voz positiva, no solo en mi industria, sino para todos los trabajadores sexuales”, recogió el mismo medio. Paparozzi se definió entonces como “libertaria algo inclinada a la izquierda”. Sus intenciones iban enserio y llegó a decir que de verdad se registraría ya fuera en el Partido Demócrata o en el Partido Libertario, uno de los terceros partidos de Estados Unidos, en el que consideraba que pese a tener menos votantes y bases de militantes, podría ascender más rápido por la falta de competencia real. Su lema de campaña era  “hagamos a Estados Unidos jodidamente grande otra vez” (parafraseando el “hagamos a Estados Unidos grande otra vez”).

El proyecto parecía solo una forma de llamar la atención, pero ella no insistía en que nunca había hecho algo tan enserio como esto. Decidió colocar como compañero de fórmula al rapero Coolio (nombre real Artis Leon Ivey Jr.). Sí, era un potencial binomio de lo más particular y había que ir a Wikipedia para buscar sus verdaderos nombres.  La actriz, fisioterapeuta de profesión, no obstante, se estrelló contra el muro a inicios de este año.

Hizo campaña puntualmente durante 17 meses, compaginando su emergente carrera política con la pornografía. Buscó apoyos en el Partido Demócrata, un serio error considerando que se trataba de una outsider hasta para los medios de comunicación que, a diferencia de los reality shows de Donald Trump, no transmiten el tipo de producciones en que ella participa. Tampoco ayudó probablemente que se presentó sin un currículo o una fuente de financiación suficiente para ser tomada en cuenta de verdad.

Acudió entonces al Partido Liberal y al Partido de la Reforma. Ni uno ni otro. Las puertas se le cerraron de par en par. El 31 de enero del presente año, arrojó la toalla. “Cuando empecé la campaña y estaba tomando impulso, de verdad tenía la esperanza de que todo saldría bien para mí”, dijo nuevamente al Washington Examiner, primer medio que arrojan los resultados de Google al buscar esta historia. Eso sí, Paparozzi no cierra las puertas a volver a intentarlo. “Tal vez cuando el entorno cultural cambie, pueda volver a intentarlo”.

Jugó también en su contra el escándalo de Stormy Daniels, quien justo en los meses de su campaña hizo público que había mantenido una aventura extramatrimonial con Donald Trump. “Me pregunto si eso afectó mi campaña política, como si la gente pensara “oh, ahí hay otra actriz porno intentando meterse en la esfera política”, lamentó.

Paparozzi, admiradora declarada del senador Bernie Sanders, defendía la legalización de la marihuana, el control de armas y educación gratuita. @mundiario