Buscar

MUNDIARIO

Si tu hijo no sabe escribir la carta a los Reyes Magos, tienes un problema

El gran mal de la Educación en este país es que los alumnos saben mucho de sintaxis y morfología, pero no saben escribir la carta a los Reyes Magos.

Si tu hijo no sabe escribir la carta a los Reyes Magos, tienes un problema
Bart Simpson/ hipermediaciones.com
Bart Simpson/ hipermediaciones.com

Manuel García Pérez

Escritor y filólogo.

 La tradición de la sintaxis y el estudio de la gramática han hecho un daño irreparable a la enseñanza de la Lengua y la Literatura.

  Mientras que las corrientes actuales sobre Pedagogía insisten en que los alumnos aprendan destrezas básicas para la expresión y la comprensión de textos, los manuales de Secundaria y Bachillerato, las materias de los Grados en Filología y el inmovilismo de una buena parte del profesorado en Secundaria evitan cualquier cambio.

  Lo peor. Que los alumnos no se manejan con la lectura ni con la escritura. Faltas de ortografía, problemas de concordancia y una falta de coherencia a la hora de expresar contenidos se repiten una y otra vez a lo largo de los cursos. Muchos docentes y filólogos persisten en el convencimiento de que una formación metalingüística ayuda a la mejora de competencias expresivas.

  Ya denunciaba Luis Landero hace más de dos décadas la inutilidad de estos conocimientos y lo aburridas que resultaban las clases de una asignatura como era Lengua Castellana. Lo triste sucede cuando corregimos exámenes PAU, la antigua Selectividad, y nos encontramos con alumnos que tienen una nota magnífica en las cuestiones referidas a morfología y sintaxis,pero luego son incapaces de elaborar un texto con creatividad, coherencia y madurez. Lo triste sucede cuando alumnos que van a incorporarse al mercado laboral han sido torturados y machacados con clases de gramática árida, sin aplicación práctica alguna, y el sistema cae en el autoengaño de haber hecho lo correcto. 

  En Educación hay tipos que llevan inventando la pólvora desde hace décadas puesto que el fracaso educativo genera mucho dinero para algunos lobbies editoriales, pero no hay resultados. Hemos olvidado la verdadera doctrina de aquellos maestros de la EGB que yo tuve, aquellos maestros de las escuelas unitarias que mandaban redacciones y dictados, que nos hacían leer en clase, y al día siguiente repetíamos la misma operación.

  Escribí mucho en la EGB, pero mucho: historias de terror, síntesis de mis vacaciones, frases con palabras polisémicas, cartas de amor y un largo etcétera. Si tu hijo no sabe escribir una carta a los Reyes Magos, deberías comenzar a preocuparte, porque tu hijo es otra víctima de la burocratización a la que los políticos, con el beneplácito de universidades y gestoras educativas, han sometido a la Educación en nuestro país.