El hielo de la Antártida podría desaparecer antes de lo que pensamos

Antártida. / Pixabay
Antártida. / Pixabay
Un nuevo estudio revela que la capa de hielo en la Antártida es más vulnerable de lo que se pensaba y podría subir el nivel del mar más de 3 metros.
El hielo de la Antártida podría desaparecer antes de lo que pensamos

Un estudio basado en los cristales recolectados de la capa de hielo este de la Antártida ha revelado que ya se produjo un colapso a gran escala en esta zona 400.000 años atrás. La relevancia de este descubrimiento se encuentra en que el hecho se produjo con un dióxido de carbono en la atmósfera de 300 ppm (partes por millón) y, actualmente, nos situamos en torno a los 400 ppm

Imagen del Bedmap2. / Página web de la Prospección Antártica Británica 

Todo empezó cuando unos científicos de la Universidad de California, Santa Cruz, tomaron unas mediciones en el Valle de Taylor, localizado en la costa este de la Antártida, y se sorprendieron al encontrar trazas de uranio elevadas en la zona. 

La existencia de uranio en la naturaleza no resulta extraño, puesto que siempre hay trazas muy pequeñas a lo largo del globo. En su forma más habitual encontramos el uranio-238, cuando este se empieza a descomponer surge uranio-234. El ratio más frecuente en el que se presentan estos dos tipos de uranio es un átomo de uranio-234 por cada 16.000 del 238. Esto supone que una mayor proporción de uranio-234 sugeriría una descomposición mayor del uranio-238.

En el estudio trabajaron con la teoría de que bajo una placa de hielo considerable, el uranio-238 de la roca base se descompone, provocando la acumulación de uranio-234 en el agua. 

Antártida. / Pixabay

Los científicos a los que se le atribuye este estudio, Slawek Tulaczyk y Terry Blackburn ,lograron obtener minerales de debajo de la capa de hielo, una tarea cuanto menos complicada si se tiene en cuenta que el grosor medio del hielo es de unos 2 kilómetros, aunque cada año desciende más a causa del calentamiento global. El área de la que se extrajeron los minerales cuenta con un proceso natural por las que el viento y la evaporación del hielo causan la aparición de las rocas en la superficie. 

Gracias a las mediciones del uranio-234 se ha podido averiguar la velocidad a la que el glaciar retrocede, puesto que cuando desaparece la capa de hielo los niveles de uranio-234 bajan y cuando reaparece suben. 

Los resultados revelaron la desaparición de una región de hielo del tamaño de Arizona 400.000 años atrás y la proporción del dióxido de carbono que lo causó, es muy inferior a la que existe hoy en día, revelando la gran vulnerabilidad de una zona de la Antártida que se creía más resistente al deshielo. @mundiario

El hielo de la Antártida podría desaparecer antes de lo que pensamos
Comentarios