Buscar

MUNDIARIO

Hiberna, hibernorum, de Joaquín Juan Penalva, un poemario sobre las vivencias

Los poemas de este creador desembocan en estímulos vitales reconocibles porque todos los hemos experimentado alguna vez, pero no somos conscientes de que forman parte de una trascendencia.

Hiberna, hibernorum, de Joaquín Juan Penalva, un poemario sobre las vivencias
Hiberna, hibernorum, de Joaquín Juan Penalva.
Hiberna, hibernorum, de Joaquín Juan Penalva.

Firma

Manuel García Pérez

Manuel García Pérez

El autor, MANUEL GARCÍA PÉREZ, es doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Murcia y licenciado en Antropología por la UNED. Premio Nacional Fin de Carrera, fue coordinador del área de Sociedad y Cultura de MUNDIARIO, donde actualmente es columnista y crítico literario. Docente, investigador y escritor de narrativa juvenil, su última obra es el poemario Luz de los escombros. @mundiario

Los poemas de este creador dembocan en estímulos vitales reconocibles porque todos los hemos experimentado alguna vez, pero no somos conscientes de que forman parte de una trascendencia.

 

Publicado por Frutos del Tiempo en 2013, Hiberna, hibernorum es una reflexión sobre la identificación de nuestros actos con la propia naturaleza de ese universo que se nos revela como un espacio recóndito e incierto. La escritura de Joaquín Juan Penalva tiene una notable intención de desnudez formal, con un madurado sentimentalismo, que refiere minuciosamente el vitalismo de los pequeños acontecimientos que constituyen nuestra vida. Pero el talento de este poeta reside en esa trascendencia que significa lo cotidiano, su esencialidad, su aparente sencillez, su evocación efímera.

Los mensajes de cada poema desembocan en estímulos reconocibles que todos hemos experimentado alguna vez, pero no somos conscientes de que forman parte de la evolución natural del propio universo, de esa expansión intangible de las galaxias, como si, tras una mínima acción, hubiese otra mayor que se desencadena en algún lugar inhóspito, inalcanzable, más allá de la tangibilidad del propio signo. La emoción de sus poemas reside en su enfrentamiento constante a una evidencia: somos una mera resonancia de alguna colisión que nunca conoceremos.

" A veces encuentro/ recortes de periódico/ sobre algo que escribí,/ sobre algo que pensaba escribir, sobre algo que me interesó/ y no recuerdo por qué./ Los releo, los recuerdo apenas/ y los destruyo./ Es la vida, me digo,/ nada sobrevive a todo". (pág. 19).

"Quedarme en casa/ una tarde cualquiera,/ casi siempre de lunes,/ cuando no tengo clase/ y me encargo/ de la merienda/ de mis hijos;/ estar tranquilo,/ leer algún libro/ -hoy, por ejemplo,/ La carretera-, y esperar a que venga Marisa./ No es nada del otro/ mundo,/ ya lo sé,/ es tan solo un paraíso/ modesto,/ pero me basta". (pág. 31).