Buscar

Helado, cervezas y entradas de cine como regalo por combatir la contaminación

En Bolonia, una ciudad italiana, los ciudadanos reciben estos premios por andar en bicicleta o en transporte público en lugar de auto particular, con el objetivo de frenar la contaminación ambiental. 

Helado, cervezas y entradas de cine como regalo por combatir la contaminación
Andar en bici. / RR SS
Andar en bici. / RR SS

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Política & Economía y la edición AMÉRICA. @mundiario

¿Te imaginas recibir helado, cervezas y entradas de cine como regalo por andar en bicicleta o en transporte público? En Bolonia, una ciudad italiana, es una realidad: los ciudadanos reciben estos premios por dejar el auto en casa, con el objetivo de frenar la contaminación ambiental.

El sistema de recompensa funciona a través de una app llamada Bella Mossa, que se puede traducir como "¡Buen trabajo!", según apunta la cadena BBC. El responsable de este soñado fenómeno es el italiano Marco Amadori, un planificador urbanístico que echó a andar su idea a favor del transporte ecológicamente sostenible el año pasado.

"Por primera vez hemos sido capaces de involucrar a todo el mundo. Todo el mundo tiene la posibilidad de cambiar un viaje en auto por uno en bicicleta o autobús y recibir una recompensa", explicó Amadori a un equipo de la BBC.

 

El proceso es sencillo: con la aplicación en el teléfono, el siguiente paso es registrar los viajes que se hagan en transporte público o en bicicleta y luego canjear los puntos en los establecimientos adscritos al programa.

Sin embargo, un punto importante es que el sistema no premia la distancia, sino la asiduidad. Lo que significa que los puntos se obtienen por cada viaje y no por los kilómetros recorridos. El objetivo: que la gente use el medio de transporte más limpio el mayor número de veces posible.

El novedoso sistema ha sido financiado con fondos de la Unión Europea y del ayuntamiento de Bolonia y aunque funciona solo seis meses al año su éxito h sido indiscutible. Según datos, en 2017 se registraron 3,7 millones de kilómetros y se canjearon hasta 16.000 cupones. @mundiario