Hatento, el observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar

Captura de la web hatento.org
Captura de la web hatento.org

"Orinaron sobre mí mientras dormía", "te insultan llamándote ‘perro’ mientras te miran mal" o "me pegaron una paliza un grupo de nazis", ejemplos de delitos de odio que sufren personas sin hogar.

Hatento, el observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar

"Orinaron sobre mí mientras dormía", "te insultan llamándote ‘perro’ mientras te miran mal" o "me pegaron una paliza un grupo de nazis", ejemplos de delitos de odio que sufren personas sin hogar.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos establece en su artículo 1 que todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos. Los delitos de odio constituyen una de sus vulneraciones más flagrantes, porque precisamente despojan a las víctimas de su dignidad como seres humanos y viola un derecho fundamental como es la integridad física y moral, garantizado en el artículo 15 de la Constitución española. 

"Orinaron sobre mí mientras dormía", "te insultan llamándote ‘perro’ mientras te miran mal" o "me pegaron una paliza un grupo de nazis", son algunos ejemplos de los delitos de odio que sufren las personas sin hogar.

Quien comete un delito de odio selecciona a su víctima por pertenecer a un determinado grupo, a los que considera los diferentes, por su origen, sexo, religión, discapacidad, orientación o identidad sexual, pobreza o cualquier otro factor discriminante. No se trata de hechos aislados, sino que todos estos delitos comparten una motivación común: la intolerancia y los prejuicios.

La fuerte carga simbólica de este tipo de delitos favorece que no solo las víctimas se sientan vulnerables, sino que todas las personas que integran dicho grupo perciben esta vulnerabilidad, lo que, sin duda, supone un fuerte impacto en la calidad de vida, ya de por sí muy frágil en el caso de estas personas. 

España no cuenta con estadísticas sólidas sobre la incidencia de los delitos de odio contra las personas sin hogar, pero la experiencia de RAIS Fundación en la lucha contra la discriminación y la exclusión social señala que estamos ante un fenómeno invisibilizado de vulneración de derechos fundamentales. Parece necesario y urgente articular los mecanismos oportunos para prevenir, detectar y abordar los delitos de odio, estableciendo dispositivos de protección que tengan en cuenta las particularidades y necesidades especiales de las personas sin hogar. 

En este sentido, RAIS Fundación, junto con el Centro de Acogida ASSIS, la Asociación Bokatas, la Asociación RAIS Euskadi, la Unión Nacional de Jefes y Directivos de Policía Local (UNIJEPOL) y la Asociación Zubietxe han puesto en marcha un proyecto centrado en detectar y analizar los delitos de odio y situaciones de violencia que sufren las personas sin hogar en España. Para ello, han constituido Hatento, Observatorio de los Delitos de Odio contra Personas Sin Hogar. "Queremos estar atentos y atentas frente al odio (hate) y denunciar este atentado frente a los derechos humanos de las personas sin hogar", explican a MUNDIARIO. Este Observatorio pretende aunar las fuerzas, el conocimiento y los recursos de varias organizaciones para generar un conocimiento fiable sobre este tema, así como estrategias de abordaje de la problemática. 

> Más info: www.hatento.org

Justicia social y desarrollo sostenible
Hatento es un proyecto está cofinanciado por el Mecanismo Financiero del Espacio Económico Europeo (EEA Grants) que tiene como objetivo la contribución a la reducción de las desigualdades económicas y sociales, así como reforzar las relaciones entre los estados donantes (Islandia, Liechtenstein y Noruega) y los estados beneficiarios (17 estados de la UE). La Plataforma de ONG de Acción Social es el Organismo Operador del Programa de Ciudadanía Activa que está dotado con 4,6 millones de euros destinados al fortalecimiento de las ONG y su contribución a la justicia social y el desarrollo sostenible.

 

Hatento, el observatorio de delitos de odio contra personas sin hogar
Comentarios