Buscar

MUNDIARIO

¡Happy birthday Jean Sibelius!

Jean Sibelius sigue siendo el máximo exponente de la música finlandesa, 150 años después de su nacimiento, el 8 de diciembre de 1865, es y será un icono de la música, pues en vida fue el finlandés más famoso y en el "futuro lo seguirá siendo", en palabras de Hannu Lintu, director titular de la Orquesta Sinfónica de la Radio Finlandesa.

¡Happy birthday Jean Sibelius!
Jean Sibelius al violín. / Pinterest.
Jean Sibelius al violín. / Pinterest.

Firma

Cristina Goás

Cristina Goás

La autora, CRISTINA GOÁS, escribe en MUNDIARIO. Gestiona Melovida y dirige Presto Vivace, desde donde desarrolla la investigación musical y su aplicación a través de dispositivos tecnológicos. También se encarga de formar y crear nuevos talentos. @mundiario

Las obras musicales de Sibelius nos trasladan a un mundo nunca antes sentido, su delicadeza de sonidos, sus melodías envolventes y su carácter enérgico y potente a la vez hacen de sus composiciones las más virtuosas de su época. La rapidez de sonidos en cascada, la armonía disonante y a la vez armónica, la originalidad de la concepción musical, el uso de la música folklórica de su país unida a la máxima de las perfecciones técnicas, son virtudes de este compositor audaz y virtuoso lleno de emociones. En muchas de sus obras notamos las influencias wagnerianas, beethovevianas y brucknerianas.

Jean Sibelius fue un compositor y violinista finlandés de finales del Romanticismo y comienzos del Modernismo. Es ampliamente reconocido como el mejor compositor de su país y, a través de su música, a menudo se le atribuye haber ayudado a Finlandia a desarrollar una identidad nacional.

A menudo se dice que la música de Sibelius es revolucionaria, sobre todo sus obras más tardías. Composiciones como su Séptima Sinfonía o Tapiola tienen un tono moderno que aún sigue intrigando a los músicos.

Que Sibelius se adelantó a su tiempo en muchos aspectos, es algo en lo que Timo Virtanen, editor Jefe de las Obras de Jean Sibelius y Hannu Lintu están de acuerdo. El ejemplo más famoso de su audacia, es su Concierto para violín, op. 47 en re menor, estrenado en 1905, pero que no alcanzaría su gloriosa fama hasta varias décadas más tarde.

"Se trata de una composición difícil, original y sumamente exigente para el solista y el director, así como para el oyente. El propio Sibelius lo definió como un concierto para violín maldito, a la par que hermoso. Él solía hablar de sí mismo como de un fenómeno del bosque y eso es el Concierto para violín desde el punto de vista de sus contemporáneos: oscuro, melancólico y extraño”, resume Virtanen.

A día de hoy, el Concierto para violín, op. 47 en re menor es el segundo más grabado del mundo, después de Las Cuatro Estaciones de Vivaldi. Pero, ¿qué lo hace tan popular?. Virtanen cree que "el extraordinario equilibrio entre la sofisticación de este concierto de virtuoso y la rotundidad de su composición musical, hacen que sea a la vez emocionante y original, fácilmente accesible, pero cautivador. No es una pieza fácil de escuchar, pero tiene momentos condenadamente hermosos y un magnífico final, algo que lleva al oyente a una sensación sumamente edificante” @mundiario