Buscar

MUNDIARIO

Halloween procede de Samhain, fiesta de las naciones celtas

El 31 de octubre se celebra Halloween: transformado del inglés All Hallow´s eve, significa Víspera de todos los santos. La iglesia lo convierte en Día de todos los santos, 1º de noviembre.

Halloween procede de Samhain, fiesta de las naciones celtas
Samaín en Galicia.
Samaín en Galicia.

El Samhain de las Naciones celtas salió de Europa (Irlanda) a EE UU en la mitad del siglo XIX. Regresó a Europa desde EE UU conocido ya como Halloween a finales del siglo XX.

Samhain es una palabra celta que en idioma gaélico significa “Fin de verano”. Los meses, para los celtas, empezaban con la luna llena y con la última luna llena de octubre celebraban su fiesta más importante: el Samhain, inicio del año nuevo celta, final de las cosechas, el paso de la mitad luminosa del año a la más oscura.    

Los druidas, sacerdotes celtas, dirigían esta fiesta pagana. Eran mediadores con los dioses Morrigan y Dagda, con los espíritus de los antepasados que volvían a sus antiguas casas y con las hadas que volvían para ver si algún

hombre valiente las quería. De ahí que se les dejasen chucherías (similar a como los niños piden por las casas con el truco-trato del Halloween).

La cultura celta permaneció en la Irlanda medieval y en diversas partes de la naciones celtas. Hoy en día la fiesta sigue llamándose Samhain en Irlanda, Samaín en Galicia y Halloween en EEUU y el resto del mundo.

1- Irlanda. Es el pueblo más católico de Europa. Sin embargo mantuvo mucho de la cultura celta, empezando por la lengua, el gaélico, la música, los bailes o las antiguas fiestas. Mucha de la cultura de las Naciones Celtas fue destruida por la romanización. Igualmente, al imponer Roma el catolicismo en las naciones celtas conquistadas,  suprimían los ritos, tradiciones y prácticas paganas para imponer el dominio romano.

Siglos más tarde la Iglesia católica fue convirtiendo mucho de la cultura celta en su propia celebración. Así ocurrió con el Samhain, que se celebra el 31 de octubre, convertido por la iglesia en el “Día de todos los Santos”, celebrándose al día siguiente, el 1º de noviembre. El día de difuntos es el 2 de Noviembre.

La fiesta, no obstante, conserva todas las tradiciones celtas:

> Culto a los espíritus muertos que vuelven a sus casas.

> Calabazas encendidas. Se ponen en las puertas de las casas para señalar el lugar.

> El truco o trato. Los niños piden chucherías por las casas.

2- EE UU. A mediados del siglo XIX, en 1945-49, Irlanda sufre una terrible hambruna a consecuencia de una mala cosecha de patatas, su alimento básico. Muchos de sus habitantes tuvieron que emigrar a los EEUU.

Estos emigrantes llevan a sus nuevas tierras de adopción la fiesta del Samhain, fiesta de “Víspera de todos los Santos” .En inglés se dice All Hallow´s Eve, que se transforma en Halloween.

Curiosamente, el desarrollo en Estados Unidos de la fiesta celta fue total; películas de Hollywood incluidas, y el Halloween regresa a las naciones celtas, a Europa y se extiende por el mundo.

3- Galicia. Se llama Samaín y se ha mantenido en las cuatro provincias gallegas, pero muy presente en todos sus ritos en comarcas de A Coruña como Padrón, Cedeira, Narón o Ferrol y en A Estrada, Pontevedra. También en zonas próximas de León y Asturias.

Muchos gallegos de los pueblos recuerdan su juventud con la “Festa das Cabazas”, calabazas. Se les cortaba la tapa superior, se les vaciaba el interior, se les hacía los ojos, nariz, boca y dientes. Entonces se les metía una vela dentro y por la noche se ponían en las puertas o se llevaban por la corredoiras para asustar a la gente. En algunos pueblos actualmente se celebran concursos de las mejores calabazas.

El truco-trato se hacía todavía en los años 1920 y siguientes, documentado en A Estrada. En muchos lugares de Padrón se hacían collares con cordel y castañas cocidas para los niños, como forma de hacer huir a los espíritus.

Pero, curiosamente, la moda llegada de Estados Unidos, vuelve a toda Galicia ya como Halloween para la gente joven y trae calabazas de plástico o vestimentas de espíritus, de difuntos, de zombis etc. que venden actualmente las grandes superficies.